¿Nervios? No dejes que afecten tu dieta con estos consejos

Que los nervios no te arruinen la dieta: seguí estos consejos para evitar comer por estrés

antojo

“Stress eating” es el término que se le da en el idioma inglés a la compulsión que sentimos de comernos lo que esté al alcance de la mano cuando nos ponemos nerviosos. Lo cierto es que el estrés, las preocupaciones, las desilusiones e incluso el aburrimiento afectan el sistema de saciedad, generando “hambre emocional” o “hambre ansiosa”, impulsándonos a ingerir calorías innecesarias.

Si sos de los que come, por nervios, te dejamos algunos tips para abandonar (o paliar) esta práctica:

Tomá suficiente agua

Si sentís la necesidad de comer entre comidas o de manera desmedida, tratá de controlarte contando hasta diez y tratá de llenarte con líquidos. Tener una botella de agua cerca es una buena idea, para que te asista cada que quieras probar alimentos poco saludables. Al llevar a cabo este hábito te olvidarás del hambre y además te mantiene hidratado.

Cuidado a la hora de hacer las compras

Si únicamente agregás a tu lista del supermercado alimentos nutritivos, bajos en grasas y en calorías, no vas a sentir tentación alguna cuando el hambre por ansiedad se te presente. Evitá comprar galletas, frituras o caramelos, porque van a ser la primera opción ante un ataque de ansiedad. Es mejor tener fruta o verduras cerca que podés preparar como colaciones saludables si es que la necesidad de comer a deshoras es mucha.

Prepará colaciones saludables

Si pasas por momentos complicados en los que sabés que no vas a poder parar de comer, tené a mano rollitos de jamón bajo en grasa, cubitos de queso o fruta listos para que no caigas en las clásicas papas fritas o chocolates. También valen los frutos secos.

Llevá diariamente una lista de tu dieta

Si hacés un ejercicio (sin que se vuelva una obsesión) de anotar lo que estás comiendo, vas a poder darte cuenta de la cantidad de alimentos poco benéficos que estás ingiriendo, y vas a poder ir quitándolos de tu alacena o heladera.

Es necesario que reflexiones sobre las situaciones que te están haciendo comer por nervios, aunque muchas veces, como se ha señalado, se debe a cuestiones emocionales; pero mientras encuentras una solución o ayuda a este problema puedes comenzar por modificar ciertos hábitos alimenticios y sacar de tu despensa aquellos alimentos que no son dada buenos para tu salud y tu figura. Con estos sencillos tips dejarás de comer por nervios o ansiedad, inténtalos desde hoy.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al supuesto responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado