Hallazgos Históricos

La curiosa historia secreta del violinista del Titanic

Se trata de John Law "Jock" Hume, quien saltó a la fama por tocar hasta el final junto a la banda del barco. Su nieo descubrió que tenía una vida paralela, con amante e hija en Jamaica

titanic

Hace más de 100 años, el Titanic se hundió llevándose al fondo del océano muchas historias y secretos. Sin embargo, uno de esos misterios acaba de salir a la luz: se trata de la vida oculta de John Law “Jock” Hume, el violinista del trasatlántico, quien saltó a la fama por tocar hasta el final junto a la banda del barco. 

Como es sabido, la orquesta de ocho hombres continuó tocando en medio de la desesperación del hundimiento. Movido y fascinado por esta triste historia, el nieto de Hume, Christopher Ward, decidió investigar más sobre la vida de su abuelo y su trágico final cuando apenas tenía 21 años, dejando atrás a su novia Mary Costin, embarazada.

Lo que su nieto nunca esperó encontrar era que su abuelo tenía una vida paralela. Al parecer, había tenido una relación con una mujer negra, a la cual conoció en Jamaica y con la que tuvo una hija.

Según afirma el propio Ward en un reportaje escrito para el “Daily Mail”, nunca había sabido mucho de la vida de su abuelo hasta que, casi por casualidad, se contactó con un coleccionista de objetos del Titanic. Este poseía algunos documentos oficiales en los que se hacía una relación con aquellas personas que se habían beneficiado de una pensión tras la muerte de uno de sus familiares en la tragedia.

Tras revisar las páginas, el escritor encontró el nombre de Mary Costin y el de otra mujer desconocida: Ethel McDonald, ambas receptoras de una cantidad considerable por la muerte de Jock Hume.

Al parecer, el violinista había viajado en la Navidad de 1910 a Jamaica, donde había tocado durante tres meses en un el Constant Spring Hotel, antes de aceptar el trabajo en el Titanic. Era muy probable que allí hubiera tenido una aventura con Ethel. Gracias a la ayuda de Donald Lindo, un genealogista de la zona, Ward supo que la mujer era la camarera del restaurante del hotel.

Animado por todos aquellos datos, Ward se decidió a viajar al antiguo hotel que, con el paso de los años, se había convertido en un colegio. Tras hablar con varias de las jóvenes en el lugar, una de ellas le informó que se llamaba Gabi Hume y que su abuelo había sido uno de los músicos del Titanic. Sin pretenderlo, había hallado a un familiar, y el final del misterio.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017