Corte Suprema

Gobierno aceptó la renuncia del juez de la Corte Fayt, pero sin ningún “agradecimiento”

La particularidad del decreto es que en este caso no agradece "los valiosos servicios prestados" por el magistrado, tal como había ocurrido con Zaffaroni

carlos-fayt1

El Gobierno nacional aceptó hoy formalmente la renuncia presentada ayer por el juez de la Corte Suprema Carlos Fayt, que dejará su cargo el próximo 11 de diciembre. 

“Acéptase, a partir del día 11 de diciembre de 2015, la renuncia presentada por el doctor D. Carlos Santiago Fayt al cargo de Juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, señala el decreto 1892 que lleva la firma de la presidenta Cristina Fernández y del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak.

La particularidad del decreto es que en este caso no agradece “los valiosos servicios prestados” por el magistrado, tal como había ocurrido el 31 de octubre del año pasado cuando se aceptó la renuncia anticipada de Raúl Eugenio Zaffaroni, y como se suele hacer cuando se produce la salida de algún funcionario.

Fayt, de 97 años, presentó ayer su renuncia a través de una misiva a la Presidenta en la que anticipa su salida del máximo tribunal a partir del 11 de diciembre, un día después del recambio institucional en el Poder Ejecutivo.

El magistrado había sido eje de una fuerte polémica con el Gobierno en los últimos meses, ya que la Casa Rosada había reclamado su alejamiento del cargo entre otras razones por su edad.

Fuente DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Empresario a la fuerza: Hugo Moyano fue a OCA y desalojó al dueño de la empresa

Por orden judicial, la policía buscaba información desde la mañana acerca de quién estaba manejando la compañía. Más tarde, llegó el ex camionero y lo obligó a irse

http://www.nexofin.com/archivos/2017/02/moyano.jpg

Investigan misteriosos y millonarios pagos a los Kirchner de una empresa sin actividad

http://www.nexofin.com/archivos/2017/02/kkk-1.jpg

Se trata de Solvencia Crediticia SA. La llamativa financiera fue declarada inactiva por la Inspección General de Justicia (IGJ) por no registrar movimientos ni balances