Ciencia

La ciencia está de acuerdo: los fines de semana deberían ser de tres días

Una recopilación de diferentes estudios científicos demuestra la conveniencia de trabajar cada vez menos. Según indican, tendríamos mejor salud, dormiríamos mejor, estaríamos de mejor humor y aumentaríamos nuestra productividad

Vacaciones

Es algo muy común: cuando estamos viviendo un fin de semana largo, muchas veces sentimos que debería ser siempre así. La percepción de que con el sábado y domingo solos no alcanza, es compartida por muchos. E, inclusa,  la ciencia está de acuerdo.

Diversos estudios en campos como la psicología, la cognición y la ciencia del sueño han sugerido que los fines de semana de tres días deberían ser la norma, no la excepción. De ser así, no solo mejoraría nuestra calidad de vida sino que, al contrario de lo que pueda parecer, también aumentaría nuestra productividad.

Por eso, el sitio NYmag recopiló algunos de estos estudios para señalar los beneficios que tendría una semana laboral más corta y un fin de semana más largo.

Tendríamos mejor salud

Cuantas más horas tenga tu jornada laboral más aumentan los riesgos para tu salud, especialmente la de tu corazón. Hace un mes, The Lancet publicó un meta-estudio –es decir, un estudio a partir de otros estudios– que observaba la conexión entre el exceso de trabajo y las enfermedades cardíacas en más de 600.000 mujeres y hombres.

El estudio descubrió que las personas que trabajan 55 horas o más a la semana tenían un 33 por ciento más de posibilidades de sufrir un derrame cerebral que aquellos que trabajan menos de 40 horas. Además, los trabajadores con semanas laborales más largas tienen un 13 por ciento más de posibilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Este riesgo es todavía más pronunciado en los trabajos menos cualificados.

Dormiríamos mejor

La falta de sueño puede afectar a nuestra capacidad para reconocer las emociones de los demás. Lógicamente, no ser capaz de distinguir si aquellos que nos rodean están contentos o enfadados aumenta la posibilidades de que nos comportemos como imbéciles.

De hecho, otro estudio también demostró que las personas con falta de sueño tienden a pelearse más con sus parejas que las personas descansadas.

Estaríamos de mejor humor

En relación con lo anterior, estudios de este estilo han demostrado que la falta de sueño puede afectar a nuestra capacidad para reconocer las emociones de los demás. Lógicamente, no ser capaz de distinguir si aquellos que nos rodean están contentos o enfadados aumenta la posibilidades de que nos comportemos como imbéciles.

De hecho, otro estudio también demostró que las personas con falta de sueño tienden a pelearse más con sus parejas que las personas descansadas.

Aumentaría nuestra productividad

Si bien suena paradójico, hace muchos años que está demostrado que la reducción de las horas dedicadas al trabajo es beneficiosa para la productividad. Así lo afirmaba un reciente artículo de Harvard Business Review

En uno de los experimentos, los investigadores forzaron a los trabajadores de una consultoría de Boston a tomarse un día libre –sin, ni siquiera, poder consultar el correro– en medio de la semana laboral. Cinco meses después, los clientes de los equipos que se habían tomado el día libre reportaron una mejora en el servicio, mientras que los clientes que trabajaron con los equipos que siguieron con sus jornadas semanales de más de 50 horas no percibieron ninguna mejora.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”