Salud

Cuidado con lo que comes: amigos y enemigos de tu salud bucal

A la hora de cuidarnos los dientes: ¿qué alimentos son beneficiosos y cuáles perjudiciales? Te contamos

dientes

La leyenda que las madres le cuentan a sus hijos dice que el azúcar es la principal causa de caries y demás problemas en los dientes, pero a medida que crecemos otros alimentos se van sumando a la lista de causantes de problemas bucodentales, complicando el panorama porque algunos de ellos son considerados alimentos saludables.

Por un lado, podemos hablar de las exposiciones frecuentes a alimentos ácidos. Muchos alimentos que se consumen habitualmente, y que además se consideran sanos, son muy ácidos. Sin embargo, según Cristina Serrano Sánchez-Rey, miembro del grupo de trabajo entre la Sociedad Española de Periodoncia y la Sociedad Española de Diabetes, “aunque pueden ser saludables para el organismo en general, no lo son necesariamente para el esmalte y la dentina”.

Los cítricos, por ejemplo, tienen un alto contenido de vitamina C, por lo que son alimentos fundamentales tanto para la salud general como, a nivel oral, para la prevención de las enfermedades de las encías. Sin embargo presentan un problema: el pH ácido puede provocar la erosión del esmalte dentario. “El pH crítico en el que se disuelve el esmalte está en torno a 5 o 5,5, pero la mayoría de los zumos de frutas tienen un pH por debajo de este punto. El pH del zumo de naranja natural oscila entre 2,92 y 5,27 (las naranjas de Valencia tienen un pH de 3,35, mientras que las mandarinas presentan un pH de 2,92)”, indica.

Otros tipos de ácido que pasan desapercibidos para el público en general son las gaseosas y bebidas energéticas.

Independientemente de los azúcares refinados que presenten, prácticamente todas estas bebidas poseen un pH muy ácido (entre 1,5-3), lo que provoca erosión de esmalte y dentina y la aparición de hipersensibilidad. Esto ocurre con las bebidas light o bajas en azúcares. Es importante reducir el consumo de estas bebidas, sobre todo en niños.

Por último y no menos importante, las dietas ricas en azúcares refinados, carbohidratos y grasas saturadas generan inflamación. Esto es, elevan los niveles sanguíneos de glucosa y lípidos debido a un aumento del stress oxidativo. Este tipo de dieta proinflamatoria es un factor de riesgo en el desarrollo de diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad, y enfermedad periodontal.

En este sentido, es recomendable aumentar la ingesta de aceites de pescado, fibra, frutas y vegetales, y reducir los niveles de azúcares refinados y grasas saturadas, como parte de las medidas preventivas/terapéuticas de la enfermedad periodontal y como mensaje beneficioso para el resto de la salud general.

Entonces: ¿qué conviene comer?

1. ARÁNDANOS

Fruta nativa de Norteamérica conocida como la “súper-fruta”, es una de las frutas que más polifenoles antioxidantes presenta, en este caso las proantocianidinas, moléculas que tienen capacidad antiinflamatoria y antibacteriana, por lo que son muy eficaces en la prevención de las enfermedades periodonales.

2. TÉ VERDE

Bebida milenaria muy consumida en los países asiáticos por sus propiedades medicinales. Contiene grandes propiedades antioxidantes debido a las catequinas, sustancias también protectoras de los dientes y de los tejidos periodontales. En los últimos años se ha demostrado que las catequinas son 100 veces más efectivas que la Vitamina C en cuanto a su poder antioxidante.

2. KIWI

Es el alimento que más vitamina C presenta, por lo que 2 kiwis al día junto con la vitamina C procedente de una dieta normal, nos aporta los 200 mg de vitamina diarias recomendados. La vitamina C tiene una función muy importante en la regeneración del colágeno de los tejidos periodontales y mejorando la función de los leucocitos frente a las infecciones.

3, UVAS Y VINO TINTO

Muy ricos también en un polifenol llamado Resveratrol. 2 racimos de uvas al día durante dos semanas han sido relacionados con menor sangrado gingival en pacientes con periodontitis, debido a que mejora sus niveles de Vitamina C.

4. ALIMENTOS RICOS EN GRASAS INSATURADAS OMEGA-3

Por un lado, los aceites de pescado azul, sobre todo el salmón, son de los pocos alimentos que presentan VitD, necesaria, junto con el calcio, para el correcto desarrollo y mantenimiento óseo. Por otro lado, se están realizando estudios científicos en los que se observan mejora de los síntomas de la enfermedad periodontal tras el aumento del consumo de estos pescados grasos.

5. CÚRCUMA

Es una especia dietética con varias actividades biológicas. Su ingrediente bio-activo es la curcumina. Propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antitumorales. Mejora la cicatrización de heridas. Se han realizado estudios en ratones en los que se ha observado que reduce la inflamación gingival). He añadido uno más, por si acaso.

Y qué conviene evitar

1. ALIMENTOS RICOS EN AZÚCARES REFINADOS

Son alimentos que aumentan la inflamación, ya que elevan los niveles de glucosa en sangre. Estudios de investigación han encontrado mayores índices de sangrado gingival en pacientes sometidos a una dieta rica en azúcares refinados frente a los que seguían una dieta pobre en azúcares.

2. RICOS EN GRASAS SATURADAS

El exceso de alimentos en grasas saturadas genera un aumento del colesterol “malo” (LDL) en sangre, que se une a unos receptores específicos en los leucocitos, provocando que éstos liberen radicales de oxígeno causantes de inflamación gingival.

3. ALIMENTOS Y BEBIDAS ÁCIDAS 

Cítricos, vino, manzana, yogures…: el pH ácido de estos alimentos puede provocar la erosión del esmalte dentario y aumentar, por tanto la sensibilidad dentaria. Todos estos alimentos, sin embargo, son alimentos saludables, pero en pacientes con hipersensibilidad dentinaria, sería conveniente no tomarlos en exceso.

4. REFRESCOS GASEOSOS Y BEBIDAS ENERGÉTICAS

Son dañinas para la salud bucal por varios motivos: por la gran cantidad de azúcares refinados que presentan y por el pH ácido (oscila entre 1,5-3). Es muy importante reducir su consumo, tanto en adultos como e niños.

5. ALCOHOL

Cada vez son más los estudios que relacionan el alcohol con el cáncer oral y la periodontitis. Puede reducir la respuesta inmunológica frente a las infecciones, y por tanto el ataque de las bacterias, provocando inflamación y destrucción de los tejidos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO