Elecciones 2015

Macri: “El Estado no puede ser un aguantadero de La Cámpora”

El jefe de gobierno porteño reiteró, asimismo, su reclamo de que se revise el sistema de recuento de votos, y al respecto señaló que "hay soluciones técnicas que se pueden mejorar"

DYN38.JPG

El candidato presidencial por Cambiemos, Mauricio Macri, reiteró ayer su negativa a entablar negociaciones antes del 25 de octubre para ampliar el frente electoral contra el Gobierno, al anticipar que las conversaciones continuarán “después” de esa fecha, y recordó que “las PASO son el entretiempo del partido”.

“Las reglas de juego están puestas. Las PASO son el entretiempo del partido. Acá todo el mundo está compitiendo”, dijo Macri a TN, cerrando una vez más la posibilidad de incorporar a Sergio Massa al acuerdo electoral anti-k antes de una eventual segunda vuelta.

Al respecto, prometió que “después del 25 de octubre van a haber más negociaciones”, pero no antes, según insistió, para que “Cambiemos, después del 25 de octubre (en caso de que haya ballotaje) pueda representar” a todo el electorado que se opone al actual gobierno.

Ante una consulta sobre si estaba “arrepentido” de haber prometido continuar con las estatizaciones llevadas a cabo por el kirchnerismo, Macri respondió con firmeza que “no”.

“Ellos quieren llevar a hacernos creer que hay dos modelos: La privatización neoliberal de los ’90 o la administración pésima de los 2000”, explicó.

Al respecto, terció: “Nosotros decimos que hay una propuesta distinta. Hacer lo mejor para la gente, y que funcione”.

Recordó que “en la Ciudad no privatizamos nada, hicimos que funcione mejor. Hoy en la Ciudad hay más Estado que el día que llegamos”, remarcó.

Sin embargo, se diferenció del Gobierno asegurando que “no tengo los pibes del Pro en cargos como el Banco Ciudad, ni una sobrina con cargos de 60 mil pesos”, ironizó, aludiendo a la hija del ministro de Defensa, Agustín Rossi.

Según dijo, la cuestión pasa por un Estado “que no se transforme en un aguantadero de La Cámpora”.

Finalmente, Macri reiteró su reclamo de que se revise el sistema de recuento de votos, y al respecto señaló que “hay soluciones técnicas que se pueden mejorar, y se van a plantear a la Cámara Nacional Electoral”.

Para Macri, la cuestión definitiva pasa por “la boleta única electrónica, o la mejor solución tecnológica en 2017”.

En ese sentido, explicó que con el actual sistema de boleta de papel, se gasta “más de 60 millones de pesos”, lo que a su juicio es “una locura, un disparate absoluto”.

Al respecto, dijo que espera “que el Gobierno nacional, la presidenta y el candidato (Daniel) Scioli, quieran realmente brindarle a la población la confianza de que el acto electoral funcione como corresponda. Que después de Tucumán hagan una autocrítica”, reclamó.

Macri llamó a “una sana rebeldía, no en contra de nadie -aclaró-, sino en favor del futuro”.

Fuente: Agencia DyN.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

El dólar mayorista tuvo la mayor suba semanal de los últimos cinco meses

Saltó 10 centavos este viernes y cerró a $ 15,94; por su parte, en el promedio de bancos y casas de cambio de la City, la divisa terminó vendiéndose a $ 16,10

CILFA, la “intocable”: denuncian connivencia de laboratorios en aumentos de remedios

Desde el Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Ciudad de Buenos Aires advierten que desde diciembre, son los laboratorios los que deciden los precios; el rol de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos