Caso Nisman

Caso Nisman: la querella sigue la pista del presunto asesino venezolano-iraní

Los abogados de las hijas del fiscal pidieron a la Justicia que solicite un informe a la embajada de Cuba en Buenos Aires, para saber si el custodio Rubén Benítez trabajó allí

nisman

Los abogados querellantes en la causa por la muerte del fiscal de la UFI-AMIA, Alberto Nisman pidieron a la Justicia que solicite un informe a la embajada de Cuba en Buenos Aires, para determinar si uno de los custodios del difunto se desempeñó allí en enero pasado. 

El pedido está contenido en un extenso escrito presentado por los abogados Juan Pablo Vigliero, Federico Casal y Manuel Romero Victorica dentro de una solicitud de “reasunción” de la investigación a la jueza Fabiana Palmaghini, que está a estudio de la Cámara del Crimen.

El tribunal realizará este viernes al mediodía una audiencia para determinar si ratifica que la investigación seguirá en manos de la fiscal Viviana Fein o si deberá ser reasumida por la jueza Palmaghini, tal como piden los querellantes contratados por la jueza federal de San Isidro y ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, en representación de las hijas del fiscal.

Los querellantes pidieron que “se libre oficio a la embajada de Cuba en Buenos Aires, a los efectos de que informe si el efectivo de la Policía Federal, Rubén Benítez prestó servicios de custodia a esa representación diplomática, desde cuándo, así como las fechas y horarios del mes de enero que cumplió con la tarea”. El propio Benítez habría consignado en su declaración que trabajó como custodio en la legación diplomática cubana, lo que alimentó versiones que indicaban que Nisman habría sido “asesinado por un comando venezolano-iraní, entrenado en Cuba”.

El escrito también sugiere la declaración del periodista Roberto Navarro, quien “el domingo 18 de enero a las 21,37 refirió tener información de que el fiscal Nisman no iría al Congreso el día lunes 20, tal como era de púbico conocimiento, ello una hora antes de que se lo encontrase sin vida en su departamento”.

La querella pidió el testimonio de Armando Antao Cortez, secretario de la UFI AMIA, quien recibió el llamado del empleado informático Diego Lagomarsino en la madrugada del 19 de enero, un día después del deceso de Nisman, narrándole el episodio del préstamo del arma que acabó con la vida del fiscal. También reclamó el de Walter Vargas, uno de los secretarios letrados de Nisman, que estuvo en Le Parc la noche que fue hallado el cadáver y se mostró preocupado “por el resguardo de la documentación existente en el lugar”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Informe de la AFIP sobre la sucursal Bahía Blanca revela el encubrimiento a Báez

Se durmieron durante años las fiscalizaciones contra las sociedades que emitieron facturas truchas para el empresario y se intentaron acomodar los papeles para que esa operatoria multimillonaria no saliera a la luz

Renuncia de Matteo Renzi: la Unión Europea ahora tiembla por Italia

“El pueblo italiano habló de manera inequivocable y clara”, dijo el premier, quien aseguró ante la prensa que el resultado fue su responsabilidad