Mundo Saludable

Lográ el cuerpo de Kylie Minogue, sin eliminar grasas ni carbohidratos, con el método Montignac

Michel Montignac, ejecutivo importante de la industria farmacéutica, desarrolló un método para bajar de peso sin privarse de sus comidas preferidas. ¿La clave? No mezclar proteínas y lípidos con otras cosas, y cuidar la glucosa en los alimentos

kylie-minogue-9

¿Llegar a los 47 con la figura de Kylie Minogue? Parece un sueño imposible para la mayoría de las mujeres, que fantasean con tener la figura (además del carisma y las larguísimas piernas) de la cantante australiana. Pero ella no lo logró sola, y su figura esconde un secreto: la dieta Montignac.

El método se basa en elegir bien tanto los alimentos como la porción correcta, un modo de alimentación equilibrada basada en glúcidos, lípidos y proteínas. La elección de alimentos pasa por las características físico-químicas de la composición de cada uno y, al ser una dieta disociada, solo se permiten comer ciertas combinaciones.

Según su creador, el francés Michel Montignac –ejecutivo importante de la industria farmacéutica– asociar ciertas comidas no beneficia al organismo. Esa es la razón por la que, a veces, se aumenta de peso sin excederse con las cantidades.

Por ejemplo, consumir carbohidratos con alto índice glucémico (batatas, pan, pasta, entre otros), provoca la secreción de insulina y estimulan el crecimiento de células adiposas, con lo cual uno se priva de muchas cosas pero sigue teniendo un alto contenido de glucosa de la alimentación.

Es preferible entonces consumir productos con indice glucémico bajo, como el arroz integral, guisantes, legumbres o frutas.

El autor sostiene que se pueden comer proteínas (carne, pescado, fiambres, pollo) y lípidos hasta la saciedad, siempre y cuando se consuman por separado y sin combinarlo con nada. La fruta está permitida siempre y cuando se coma fuera de las comidas. Los cereales tienen que consumirse crudos para reducir el índice glucémico.

Aún cuando el método Montignac se parece a la dieta de Atkins, se diferencia de esta en que permite consumir hidratos de carbono que tengan un índice glucémico bajo. Michel Montignac, obeso en su infancia, desarrolló el método utilizando los medios a su disposición –cuantiosos, al ser un personaje top de la industria de la salud– y experimentó consigo mismo hasta establecer su original método de adelgazamiento sin restricción calórica.

Las fases del método

Fase I. Fase de adelgazamiento: Este periodo se caracteriza por ser el más limitado, ya que debemos ser especialmente cuidadosos a la hora de seleccionar los alimentos según su carga glucémica. No se puede ingerir una carga superior a 50.

Fase II. Fase de estabilización: En esta fase existen ya menos restricciones y se pueden consumir en ocasiones alimentos con índice glucémico elevado. Inclusive, pueden tomarse hasta tres vasos de vino tinto al día y comer chocolate amargo.

Esta dieta está desaconsejada a personas con problemas cardiovasculares o con niveles altos de colesterol. 

Alimentos permitidos: carnes y pescados, chocolate negro, huevos, garbanzos, alubias, lentejas, guisantes, queso, zanahoria cruda, yogur, leche preferiblemente desnatada, frutos secos, aceitunas, mariscos, aguacate y café descafeinado. Además también puede consumirse pan, pasta, arroz y harina, pero siempre integrales.

Alimentos no permitidos: azúcar, papa, zanahoria cocida, miel, habas, calabazas, pasas, remolacha, castañas y nabo. No se admite el consumo de pasta, pan, arroz y harina blancas.

Las frutas no están prohibidas, pero nunca se tomarán como postre, sino entre comidas. Además, quedan totalmente restringidos los refrescos con gas, las bebidas alcohólicas y la cerveza.

Fuente: Infobae

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017