Elecciones 2015

Cristina Kirchner dispuso tomar distancia de los problemas en Tucumán

La presidenta le ordenó a Alperovich por medio de emisarios que reabra las urnas impugnadas para darle legitimidad al triunfo de Juan Manzur

scioli y cristina

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ordenó tomar distancia del conflicto de Tucumán por las denuncias de fraude electoral y los violentos incidentes vinculados.

Además, según lo publicado por el diario La Nación, la mandataria presionó al gobernador José Alperovich para superar la crisis lo más rápido posible con el objetivo de que no afecte la campaña del candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, en las elecciones del 25 de octubre próximo.

De acuerdo al matutino, Cristina le habría pedido a Alperovich por medio de emisarios que reabra las urnas impugnadas para darle legitimidad al triunfo del candidato a gobernador kirchnerista Juan Manzur y así terminar con el conflicto.

La presidenta iba a recibir ayer a Manzur en la Casa Rosada, pero postergó la foto por los conflictos en la provincia, donde anoche se realizó una nueva marcha por las irregularidades en los comicios del domingo. Podría recibirlo hoy si se calma el clima político.

La otra orden de la jefa de Estado fue minimizar el impacto sobre el Gobierno y resguardar así la imagen de Scioli, haciendo referencia a los incidentes con 20 heridos en la plaza Independencia.

En suma, indicó: condenar la represión policial, descabezar la policía tucumana y evitar nuevas escenas de descontrol.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Preocupación de inversores por proyecto de Ganancias llevó al dólar a máximo histórico

“La media sanción del proyecto de Ganancias generó preocupación entre los inversores y llevó a un cambio de cartera rápido que podría intensificarse la próxima semana”, explicó un operador

Jugada K en la Justicia: desplazaron de Casación a los jueces Borinsky y Hornos

Ambos magistrados formaban parte de la Sala I de Casación Penal, un tribunal que tiene varias causas que irritan al gobierno kirchnerista