Dólar

Crece el riesgo de default privado tras el cierre del grifo de dólares del Banco Central

Luego de la disparada del blue, el Gobierno restringió aun más la entrega de divisas para el pago de importaciones. No son pocas las empresas que no pueden afrontar sus deudas

dolares

El Banco Central decidió cerrar todavía más el grifo de divisas y, de un día para el otro, se disparó el riesgo de un “default privado” a gran escala.

Alejandro Vanoli no entrega los billetes verdes suficientes para el pago de importaciones. Son más de u$s8.500 millones, lo que obliga a las compañías, principalmente industrias, a tener que seguir operando con el crédito que le dan proveedores y casas matrices del exterior.

El problema es que esta deuda sin control amenaza con activar reclamos por parte de lasseguradoras que cubren esas líneas de financiamiento. Y este riesgo se incrementó considerablemente a partir del lunes 10 de agosto -es decir, justo después de las PASO-, cuando el Banco Central dejó en claro que no tenía las divisas necesarias para cubrir los compromisos asumidos.

Sucede que este nuevo cerrojo tiene lugar a menos de dos meses de que el Gobierno anunciara, con bombos y platillos, una ampliación del 30% de los cupos de divisas para el pago de importaciones.

El gran temor entre los industriales es que esta reticencia por parte de Vanoli a soltar lasreservas se da en momentos en que un amplio abanico de sectores acumulan una gran deuda en dólares con casas matrices y proveedores del exterior, debido a que el BCRA no habilitó divisas para operaciones de de importación ya realizadas.

Hasta junio, el monto que no pudieron cubrir estas compañías ascendía a los u$s8.000 millones pero, a la luz de las crecientes restricciones por parte de la entidad monetaria, cámaras empresarias estiman que ese monto ya supera los u$s8.500, el doble que el monto acumulado hacia fines de 2014.

De ese total, cerca de u$s3.000 millones corresponden a operaciones que no pudieron cubrir las automotrices, mientras que cerca de u$s1.000 millones no pudieron ser girados al exterior por las terminales electrónicas de Tierra del Fuego.

El resto de la deuda se reparte entre supermercadistas, alimenticias, autopartistas, industrias textiles y grandes proveedores de la industria minera e hidrocarburífera.

En este contexto, expertos advierten que la estrategia del BCRA de no entregar dólares para el pago de importaciones expone a todas las empresas a una situación de default.

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas