Caso Lázaro Báez

Alta corrupción: encuentran pruebas clave del nexo comercial entre los Kirchner y Lázaro Báez

Entre la documentación recogida en la oficina de Máximo durante el allanamiento dispuesto por el juez Bonadio hay facturas, poderes, cheques y contratos de alquiler entre la familia presidencial y el empresario

Los vínculos comerciales que unen a la familia presidencial con Lázaro Báez son mucho más amplios y profundos de lo que hasta ahora se sabía.

Y no fue necesario investigar demasiado para verificarlo: bastó con revisar qué guardaba Máximo Kirchner en su escritorio en Negocios Inmobiliarios, su oficina en Río Gallegos.

Todo salió a la luz desde aquel allanamiento que apartara luego al juez Bonadío de la causa Hotesur. Según surge del acta de ese allanamiento, dada a conocer hoy por el diario La Nación, había facturas, cheques, poderes y varios contratos de alquiler entre el dueño de Austral Construcciones y el ex presidente Néstor Kirchner, en una relación comercial que luego continuó con su hijo Máximo, hoy candidato a diputado nacional.

El material recogido durante ese allanamiento contradice las declaraciones de la presidenta Cristina Kirchner, quien afirmó el jueves que Lázaro Báez era sólo un empresario más, sin que los uniera ningún vínculo especial.

Por el contrario, demuestra una vinculación comercial muy fluida y en todo caso abre el interrogante sobre por qué el hijo de la Presidenta conserva tanta documentación de Austral Construcciones en los cajones de su oficina.

“Si soy amiga de él [por Báez], soy más amiga de otro; necesita mejores amigas”, ironizó la Presidenta, mientras comparaba al empresario santacruceño con otros contratistas de obra pública que, de acuerdo con un listado difundido por el Ministerio de Planificación Federal, habían recibido más fondos desde el Estado nacional.

Esa documentación requerida por Bonadio se encuentra en poder del juez Daniel Rafecas, ahora a cargo de la causa.

La orden del juez Bonadio era que sus colaboradores se presentaran junto a agentes de la Policía Metropolitana en la sede de Negocios Inmobiliarios, en la calle Néstor Kirchner 496 de Río Gallegos, y pidieran toda la documentación por las buenas, pero aclaró que si recibían una respuesta negativa, procedieran al allanamiento del local, donde también mantienen su sede fiscal las sociedades Idea y Hotesur, controlante del Alto Calafate.

Y así fue. Primero los atendió una empleada, que los derivó al encargado, que les dijo que quería llamar a un abogado, Angel Jesús Vázquez -que integra la lista de conjueces que armó la Casa Rosada para el Juzgado federal de Río Gallegos-. Cuando a los 10 minutos apareció el letrado, les dijo que allí “no había ningún tipo de información referente” a lo que buscaban.

Entonces sí, la visita mutó en allanamiento. Y a medida que hurgaban se encontraron con un verdadero tesoro de documentos que vinculan a los Kirchner con Báez.

El operativo, que se extendió entre las 12.40 y las 19 del lunes 13 de julio pasado, también conllevó el conteo de $ 573.221 en efectivo, y el decomiso de libros contables y societarios, como así también la copia de los archivos de los discos rígidos de cinco computadoras.

Días después, la Cámara Federal porteña apartó a Bonadio de la causa que comenzó con una denuncia de Margarita Stolbizer y que quedó ahora en manos de Rafecas.

En el acta del allanamiento dada a conocer hoy por el diario La Nación, encontraron, entre otras cosas lo siguiente:

  • Un contrato de locación firmado entre Máximo Kirchner y Austral Construcciones por el departamento “D”, del quinto piso de Roca 952, un inmueble ubicado en pleno centro de Río Gallegos que pertenecía a los Kirchner desde 1982, pero que la constructora de Báez adquirió en 2008. Báez les pagó por él $ 380.000 a los Kirchner (unos US$ 115.000 al tipo de cambio entonces vigente).
  • Una carpeta de color marrón que en su tapa dice calle “Roca 952, 5to, ‘D'” de Río Gallegos, que contiene tres facturas (186, 171 y 158) “emitidas por Néstor Carlos Kirchner y Austral Construcciones”;
  • Copia de un cheque, número 02203070, del Banco de Santa Cruz, emitido por Austral Construcciones;
  • Dos recibos a nombre de Austral Construcciones;
  • Una carpeta blanca que en su tapa dice “Carlos Kirchner y Austral Construcciones”, que contiene 93 recibos celebrados entre Máximo Kirchner y Austral Construcciones, aun cuando Carlos era el segundo nombre del ex presidente, pero también el primer nombre de su primo, funcionario del Ministerio de Planificación Federal.
  • Dos contratos de locación entre el hijo de la Presidenta y esa constructora por un inmueble en la calle Orkeke 416 de Río Gallegos, es decir, un inmueble que adquirieron los Kirchner en 1981 y que durante años ocupó un funcionario de Vialidad nacional;
  • Un poder general emitido por Austral Construcciones a favor de Martín Samuel Jacabos [sic; en alusión al contador Jacobs, de la constructora de Báez que también figuró en la sociedad Top Air del empresario, dedicada al transporte aéreo de pasajeros];
  • Una cláusula accesoria entre Máximo Kirchner y Austral Construcciones;
  • Cinco fotocopias de los cheques 01709361 a 01709365.
  • Cinco copias de recibos entre Néstor Kirchner y Austral Construcciones (números 170, 185, 197, 209 “y el último no registra numeración”);
  • Una copia del cheque 002203068 del Banco de Santa Cruz, “titular de la cuenta: Austral construcciones”;
  • Dos recibos (796 y 797) dirigidos a Austral Construcciones;
  • Contrato de locaciones celebrado entre Máximo Kirchner y Austral Construcciones, por un inmueble en la calle Brasil 520 de Río Gallegos, otro inmueble que la familia Kirchner adquirió en 1977, pero que en 2008 se la vendieron a Austral Construcciones.

 

 

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gobernadores cuestionaron el proyecto de Ganacias de la oposición

Los gobernadores de San Juan, Río Negro y Santa Fe cuestionaron el proyecto opositor para reformar Ganancias

Mauricio Macri trató de “impostor” a Massa y dijo que confía “en los gobernadores”

El presidente volvió a cuestionar que el diputado nacional haya sido uno de los impulsores del proyecto opositor de reforma del impuesto a las Ganancias