Bailando 2015

Bizarro: por estar lesionado, Fernando Burlando bailó en silla de ruedas

El abogado no se quiso perder la gala y bailó el folclore de manera muy particular. El jurado lo puntuó bien

Burlando-silla-de-ruedas

Fernando Burlando se accidentaba en un ensayo del ritmo libre hace unos 20 días, pero ni la grave lesión en el telón rotuliano lo hará ausentarse del Bailando Por un Sueño. 

Es por ello que el abogado insistió en bailar el folclore, y decidió hacerle en una silla de ruedas. “Voy a bailar como sea, con muleta o en sillas de ruedas si la producción me deja”. Y cumplió.

Antes de realizar la performance, el abogado hizo un llamado a la reflexión sobre lo que implica la imposibilidad de caminar. “A ver si ayudamos a los que están en estas condiciones”, pidió, y luego se lanzó de lleno al baile.

Ya en la devolución, el jurado lo puntuó bien. Beto Casella fue el primero, y aunque parecía que venía mal, repuntó al final y les puso un gran 10, que emocionó al abogado.

“Yo dije que no iba a votar por compasión, sino venimos todos con muletas y sillas de ruedas, por lo cual lamento por la muchachada que los acompañan. Técnicamente, esto fue deprimente. Ahora, si uno lo ve despojado de la cosa técnica, hubo una cosa visual importante, una mezcla de danza nativa y circo de Soleil. Esta pareja ha bailado con el alma”.

Moria Casán también optó por un diez y buenas palabras sobre esta actitud: “Me gustó, hubo un gran caudal expresivo. Tenemos que mirar que la silla no es especial, cuesta moverla y tiene una pierna totalmente extendida, que es más difícil para mover los brazos. Yo, en honor a la inclusión, al amor y que se han jugado, te pongo un diez”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

Cristina Fernández acusó de “hostigamiento” y de no garantizar su seguridad al Gobierno

La ex presidenta se enojó después de que el Ministerio de Seguridad no permitiera que su custodia viajara con sus armas reglamentarias a Brasil