Sociedad General

¿Quién tuvo la idea de que los colores del semáforo sean rojo, amarillo y verde?

Los tres colores que se distinguen en todas las esquinas para regular el tránsito de la ciudad fueron utilizados por primera vez en Cleveland

semaforo

En 1914 se completaron las tres luces que se ubican en el semáforo para poder regular el tránsito, cuando el oficial de la policía norteamericana, William Potts, agregó el color ámbar para utilizar como etapa de transición  entre la detención y el movimiento (o viceversa), en un semáforo de la ciudad de Cleveland. 

LEA MÁS  Identificaron al pequeño que apareció mutilado al costado de la Ruta 11

El rojo y el verde ya habían sido incluidos en el primer semáforo del mundo, instalado por el ingeniero John Peake Knight en Londres, en 1868. El aparato funcionaba manualmente y, durante el día, elevaba dos brazos indicadores como los usados para los trenes, en los que se leía stop (paren) o proceed (prosigan).

LEA MÁS  Santa Cruz: una provincia incendiada, quebrada y empleados sin cobrar el sueldo

El ingeniero propuso emplear dos lámparas de gas, una verde y otra roja, para que pudiera verse en la oscuridad. De hecho, esos colores ya se usaban en las vías ferroviarias debido a su intensidad y visibilidad.

Esto se trataba de un dificultoso mecanismo que, tras dos meses de funcionamiento, explotó y causó la muerte del operador. Las luces automáticas verde y roja fueron una ocurrencia en 1912 de Lester Wire, un policía de Salt Lake City, y serían patentadas por William Ghiglieri e instaladas en la ciudad de San Francisco cinco años después.

LEA MÁS  Pequeño problema: hombres de India no consiguen preservativos de su tamaño
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero