Política

Preocupación en el kirchnerismo por los números de las encuestas reservadas, post inundación

Los sondeos que llegaron a Casa Rosada preocupan a la presidenta y a su candidato, ya que los números no serían favorables para el sciolismo

scioli y cristina kirchner

En Casa Rosada comenzaron a recibir algunas encuestas reservadas y ordenadas por el Gobierno para analizar el comportamiento electoral luego de las inundaciones Los dos sondeos que llegaron alertaron al Gobierno y causaron el enojo presidencial, según el sitio Informador Público.

Los números no serían favorables para el sciolismo, ya que una de las encuestas indica que un 25% de los votos de De la Sota se están reorientando para Mauricio Macri, y el otro 75% se mantiene con Sergio Massa.

El mismo medio asegura que en la provincia de Buenos Aires se estaría dando un proceso similar, donde intendentes peronistas como Othacehé, Giustozzi y Mariano West, dolidos por el avance de la Cámpora y por el sabbatellismo, no unirían su aparato a un Daniel Scioli al que responsabilizan por el avance del transversalismo que los está dejando fuera del poder territorial.

Ambas encuentras muestran que la diferencia entre Scioli, Macri y Massa se está achicando: Macri estaría en el orden del 35%, mientras que Massa habría subido al 21%, resaltó el Informador Público.

Por su parte, Scioli seguiría por debajo del 40%, perdiendo votos de varios barones del conurbano que antes de perder sus PASO lo habían votado, y que ahora comienzan a pensar más en el peronismo que vendrá después de una derrota que les abriría un futuro sin el kirchnerismo y sin el sciolismo.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”