Causa Hotesur

Hotesur ya había despertado tres alertas de lavado en el Banco de Santa Cruz

Citado por el juez Bonadio antes de ser apartado por la Justicia, una autoridad del Banco de Santa Cruz admitió haber recibido una alerta por los movimientos sospechosos de Hotesur, pero no los reportó a la UIF

hotel-alto-calafate-hotesur

El Banco de Santa Cruz admitió ante la Justicia que su área de prevención de lavado de dinero ya había recibido tres alertas sobre Hotesur, la empresa hotelera de la familia Kirchner, por movimientos supuestamente sospechosos en la cuenta bancaria de la compañía. Sin embargo, la entidad bancaria decidió no reportarlas a la Unidad de Información Financiera (UIF), el organismo antilavado.

Emilia Delfino accedió, para el diario Perfil, al expediente judicial de la causa que investiga las irregularidades administrativas y el presunto lavado de dinero en la firma presidencial.

LEA MÁS  "Lógico que CFK piense que Gobierno influyó en el procesamiento, ellos se manejaban así"

El banco no sólo ocultó estas alertas, sino que además tomó las medidas necesarias para proteger a su cliente y evitar que volvieran a dispararse, modificando el perfil de su cliente. Por suerte, esto no sirvió.

El juez Claudio Bonadio citó a una de las autoridades del banco a declarar en diciembre, antes de que lo desplazaran como juez de la causa. Allí, el bancario admitió que la entidad recibió una primera alerta en septiembre de 2012. La entidad requirió “información adicional” a la empresa de la familia Kirchner para que justificaran ese movimiento inusual de fondos. La compañía presentó declaración de IVA y sus estados contables, y para el banco se encuadraban “dentro de la normalidad”. Por eso decidió no reportarlo.

LEA MÁS  Crisis terminal en Santa Cruz: cuál es la realidad de la provincia que "heredaron" los Kirchner

Pero Hotesur comenzó a manejar cada vez más dinero. La segunda alerta fue en enero de 2013; el banco volvió a pedir información a la empresa y “se ajustó el perfil” del cliente para que siguiera operando con más fondos.

En marzo de 2014, “un cúmulo de transferencias y cheques que superaban el perfil del cliente”, ya actualizado, volvió a activar una nueva alerta de operación sospechosa. “Se presentaron los estados contables a octubre de 2013 y se consideró que las operaciones eran normales dentro de la información recibida”. Por eso, dijo el testigo, se desestimaron las alertas y nunca se avisó a la UIF.

LEA MÁS  Ley de Trombofilia: qué dicen los especialistas del pedido de Florencia Peña y otras famosas

Fuente: Perfil.com

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO