Sociedad General

El adiós a un clásico: cierran en el Microcentro el restorán Chiquín, después de 110 años

Declarado “Testimonio vivo de la memoria ciudadana” en el 2005, Chiquín cerró silenciosamente sus puertas este año. Estaba en Perón al 900. Según sus vecinos, cada vez iba menos gente

chiquin

El restaurante Chiquín, sobre la calle Juan Domingo Perón al 920, cerrará para siempre sus puertas de vidrios esmerilados con el nombre que tanta fama le trajo durante 110 años de servicio.

El cartel de una inmobiliaria, sobre una persiana que no se volverá a abrir, anuncia ya la venta del lote de 930 metros cuadrados.

A través de las rejas y de la suciedad de los vidrios, se pueden ver las sillas arrumbadas en el fondo del salón, una escalera de obra, mucha tierra acumulada. Inaugurado en 1905, el restaurante cerró en los últimos meses y no hay quien lo salve.

chiquin 02

El edificio mismo tiene una historia invaluable: allí funcionaba la fábrica de chocolates Godet, y a fines de 1800 Osvaldo Bosissio compró la propiedad para transformarla en un edificio de cinco pisos en el que funcionaba un hotel familiar.

LEA MÁS  Ilusión óptica: nuevo desafío viral, ¿de qué color son estas frutillas?

Recién en 1905 un comedor que Francisco Borsalino administraba, sobre el pasaje Carabelas, se muda a la planta baja del hotel. “Gran restaurante Chiquín, de Borsalino y Francia”, decían las chapas de bronce que colocaron en el frente.

El tiempo lo convirtió en un clásico de la zona, y con su evolución fue acompañando la historia de la Ciudad y del país: las ranas y el chicken pie (pastel de pollo) eran especialidades de la casa. Tras la crisis de 2001 cerró sus puertas y hubo un gran trabajo de restauración que demandó casi dos años y sirvió para poner a punto la boisserie y la puerta giratoria de roble y ébano del acceso principal.

LEA MÁS  La Justicia frena los aumentos de peajes en la Provincia

En 2005 volvió al ruedo, renovado pero con el carácter y la decoración intactos. Tanto así que la secretaría de Cultura porteña lo declaró “Testimonio vivo de la memoria ciudadana”. Se le sumó un wine bar, un show de tango y una carta moderna, aunque el fuerte siguió siendo la parrilla.

El cierre, a diferencia de la gran reapertura, fue silencioso. “Junio o julio, no estoy seguro. Se llevaron a todos a trabajar al otro local, Chiquilín, en Sarmiento y Montevideo. Esta misma mañana estuvieron con una camioneta llevando algunas cosas”, contó ayer a Clarín el encargado de un edificio de la cuadra.

LEA MÁS  Insólita tragedia: jugaba con su perro y murió ahorcado

“Ya no venía tanta gente, como sucede en toda la zona. Vienen al teatro y se van a comer a otro lado. El cambio fue hace diez años, cuando lo reabrieron, nada que ver con el antiguo Chiquín. Se puso caro”, apuntó el encargado de un garaje.

“No sé qué pasó. Seguía viniendo gente, aunque menos, es cierto. Al mediodía, de noche y los fines de semana estaba cerrado”, se sumó un vecino.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

La grieta: el kirchnerismo convirtió el 24 de marzo en un acto político anti-Macri

Abuelas y Madres Línea Fundadora se concentraron en la Plaza de Mayo. Hebe de Bonafini llegó desde el Congreso en un micro con Aníbal Fernández y Roberto Baradel; la Cámpora caminó desde la Ex ESMA

DYN600.JPG http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/dyn600.jpg

Acto politizado: Hebe de Bonafini en un camión junto a Baradel y Aníbal Fernández

hebe-bonafini http://www.nexofin.com/archivos/2016/05/hebe-bonafini.jpg

Distanciada de Estela de Carlotto, la titular de Madres empezó ayer su marcha en la Plaza del Congreso