Inundaciones

La siembra directa no tiene la culpa: por qué se equivocan Aníbal F. y Durañona

Mientras Daniel Scioli culpa al calentamiento global de las inundaciones en provincia, Aníba Fernández y el intendente Francisco Durañona buscan la culpa entre los cultivos de soja, y la técnica de "siembra directa". ¿Cuál es la verdad?

inundacion_buenos_aires1

Mientras el gobierno trata de echarle la culpa al calentamiento idustrial, los countries y los sojaleros, la provincia de Buenos Aires sigue inundándose, sin que se hagan las obras necesarias.

Al respecto, Héctor A. Huergo, ingeniero agrónomo, escribió para Clarín una desmentida sobre los rumores que señalaban a la “siembra directa” como el culpable (al menos parcial) de las inundaciones.

“La siembra directa es un sistema que ha revolucionado la agricultura. Consiste en implantar los cultivos sin laboreo de los suelos. No es un invento argentino, pero es en estas pampas donde más ha evolucionado”, explica Huego.

Con cada nuevo “invento” o técnica que la agricultura implementa, los suelos pierden su materia orgánica, que se descompone rápidamente en contacto con el oxígeno del aire: “La materia orgánica cumple un papel de aglutinante de las partículas, dejando espacio para que circule el agua, y es alimento de millones de organismos que ayudan a los cultivos”, agrega.

LEA MÁS  Cristina Kirchner hizo fracasar el debate en TV

“La falta de materia orgánica desorganiza los suelos, los convierte en inertes. Cuando llueve el agua no penetra, ‘se planchan’. Se acumula menos humedad en profundidad, lo que somete a los cultivos a stress hídrico. Y el escurrimiento superficial arrastra suelo generando graves problemas de erosión. E inundaciones ominosas y repentinas muy recordadas, como las de Cañada de Gómez, o el arrastre del terraplén del ferrocarril en Los Surgentes (Córdoba), un clásico de la agronomía”.

Huergo no sólo no culpabiliza a este tipo de sembrados de las inudaciones recurrentes en provincia, sino que alaba este método.

“Todo eso ocurría en nuestras pampas, hasta que llegó la solución de la siembra directa. Desapareció la remoción del suelo. Ahora se implanta el cultivo directamente sobre el residuo del anterior. Aquí se decretó el acta de defunción del viejo arado, que le prestó grandes beneficios a la humanidad, pero a costa de la vida del suelo. Se frenó en gran medida la erosión hídrica y eólica. Los suelos sin materia orgánica ‘se volaban’, convirtiéndose en médanos. Muchos de ellos hoy se han recuperado para la producción agropecuaria”.

LEA MÁS  El allanamiento en la Pu Lof dio negativo

“Se ahorran millones de litros de combustible, porque ahora en lugar de laborear cuatro o cinco veces, se siembra en una sola pasada. Se requiere mucho menos capital. Los tractores ya no tienen que ser tan potentes, porque sembrar es una tarea más ‘liviana’. Solo se abre un surquito en lugar de dar vuelta toda la tierra”, asegura.

“Al mantenerse en suelo cubierto, se evita el efecto del impacto de la gota de agua. Es donde arranca el planchazo y luego el escurrimiento superficial. El rastrojo del cultivo anterior es el principal aliado del cultivo siguiente. El agua percola suavemente. Si la lluvia es torrencial, el rastrojo actúa como freno, dando tiempo a que penetre”.

“La siembra directa no agrega riesgos a la vida en las llanuras, sino que los previene y, ante fenómenos extremos como los actuales, los atenúa. Y permitió triplicar la producción en sus tres décadas de vida. Esto significó ingresos por 65.000 millones de dólares sólo por las famosas retenciones aplicadas durante la década ganada. Nada de eso volvió al agro, que adolece de falta de rutas, caminos y ahora sufre la inundación”.

LEA MÁS  Tras negativa de CFK, se cayó el debate entre candidatos planeado en TN

Por último, Huergo explica que los políticos saben esto, pero prefieren mirar para otro lado antes que hacerse cargo de sus falencias: “Todos los organismos de investigación, públicos (INTA, Universidades) y privados (Aapresid, CREA) cuentan con profusa documentación que avala estos beneficios. No hay evidencia científica alguna que avale los dichos del intentendente kirchnerista Francisco Durañona, de San Antonio de Areco, o del mismísimo jefe de Gabinete y hoy candidato a gobernador de la provincia inundada, Aníbal Fernández, sosteniendo que hay responsabilidad de la SD. La responsabilidad hay que buscarla en la falta de prevención, que a esta altura no es ignorancia, sino necedad”.

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

Lugones http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/lugones.jpg
Elecciones 2017

El Gobierno va a la justicia por el acto de Unidad Ciudadana

Luego del evento en Racing, el titular de la Aprevide, Juan Manuel Lugones, advirtió que esa "es una barra que siempre ha sido kirchnerista"
Alcohol http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/alcohol.jpeg
Salud

Señales que te dirán si sos intolerante al alcohol

Aunque pueden variar de persona a persona, hay algunos que evidencian que tu cuerpo es intolerante a esta sustancia, lo que pueden desencadenar graves daños a largo plazo
http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/muesli_1480939822.jpg
Alimentación

Los alimentos saludables que en realidad no lo son tanto

Te contamos cuatro de estas comidas que a priori parecen sanas
mundo-river-2549510w620 http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/mundo-river-2549510w620.jpg
Superliga

Cvitanich y su chance de ir a River: “Para mí, es un tema terminado”

Tras la negativa de la dirigencia del Taladro de negociarlo, el delantero de Banfield aclaró hoy que la posibilidad de emigrar a River Plate "es un tema terminado"
maradona1-1024x576 http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/maradona1-1024x576.jpg
Diego Maradona

Maradona pidió que no lo llamen más “Diegote”

El astro respondió el mensaje de uno de sus seguidores en Instagram que lo llamó de esa manera. ¿Por qué no quiere que lo llamen más "Diegote"?

REALICE UN COMENTARIO