El Mundo

70 años después: sobreviviente muestra las secuelas que le dejó la bomba atómica

A sus 86 años, Sumiteru Taniguchi decidió mostrar cómo el dolor marcó su piel después haber sobrevivido el ataque aéreo que cayó sobre Nagasaki, Japón, el 9 de agosto de 1945, matando a más de 70.000 personas

sobreviviente Nagasaki

Sumiteru Taniguchi tenía 16 años cuando la bomba atómica de Nagasaki explotó.

Durante uno de sus recorridos de trabajo como cartero, la explosión lo tiró de la bicicleta. Estaba a unos 1,8 kilómetros del epicentro de la bomba de plutonio “Fat Man” que estalló sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945, matando a más de 70.000 personas.

Ahora, a sus 86 años, decidió mostrar lo que la crueldad humana en su máximo exponente hizo en su cuerpo, cubierto de cicatrices, y contar su historia.

Taniguchi vivió, durante 70 años, con una red de heridas que cubren la mayor parte de su espalda, mientras los restos de tres costillas medio podridas ejercen una presión constante contra sus pulmones, lo que le dificulta la respiración.

Taniguchi espera que nadie más tenga que sufrir por las armas nucleares. Preside un grupo de sobrevivientes de Nagasaki que lucha contra la proliferación nuclear, aunque su avanzada edad y una neumonía hacen cada vez más difícil que juegue un papel activo. Tras muchos años, sus palabras están teñidas de frustración: “Solo quiero que esto acabe”.

Mirá acá las fotos que muestran el dolor de este increíble luchador y sobreviviente (click en las imágenes para agrandar):

Fuente: Infobae

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO