Elecciones 2015

Elecciones: el “factor A.F.”, el mayor peligro de Daniel Scioli de cara a octubre

A días de las PASO, un informe del programa PPT dinamitó la interna en el kirchnerismo bonaerense. Desde el círculo del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, creen que Scioli estuvo detrás. Qué ocurriría a nivel nacional si Aníbal se impone en las primarias, ¿y si pierde?

DYN02.JPG

Por Matías Ferrari*

El Frente para la Victoria encara este domingo unas elecciones primarias bonaerenses que no sólo marcarán al representante que competirá en octubre por la Provincia de Buenos Aires, sino que la misma definirá el futuro político de Daniel Scioli en los comicios nacionales.

El informe de Periodismo Para Todos del domingo pasado encendió la interna entre los precandidatos del kirchnerismo Aníbal Fernández y Julián Domínguez. La entrevista realizada por Jorge Lanata a uno de los condenados por el Triple Crimen de la efedrina en la cárcel de General Alvear, disparó una pregunta: ¿quién autorizó el ingreso del periodista a la penitenciaría? 

Desde el círculo cercano al Jefe de Gabinete apuntaron directamente a Ricardo Casal, actual ministro de Justicia bonaerense, y hombre muy cercano al gobernador. Para entender las sospechas del anibalismo, hay que tener en cuenta cómo funciona la cadena de mandos que define quién ingresa y quién no a una cárcel. Cuando un periodista requiere entrevistar a un condenado, necesita de una orden judicial que habilite este contacto, pero también de la autorización y conocimiento de toda una cadena de mando que comienza en la Dirección de Comunicación del Servicio Penitenciario Bonaerense y que puede llegar hasta el propio ministro de Justicia. Más aún si se trata de un detenido por una causa que roza a la política, como es el caso de Martín Lanatta.

“Efecto A.F.”

Convencidos de que desde el sciolismo allanaron el camino al programa periodístico, el aparato que responde a Aníbal Fernández podría volverse contra el único candidato que lleva el kirchnerismo para las elecciones nacionales. En un escenario donde una victoria en primera vuelta se volvió el objetivo primordial del sciolismo, un lastre dentro de su propio partido en el principal bastión electoral podría costarle caro a las ilusiones del kirchnerismo.

Anibal-Fernandez-Julian-Dominguez

Scioli maneja encuestas que le dan entre 35% y 38% de intención de voto para el domingo. Suficiente para seguir en carrera, pero lejos para garantizarse la presidencia.

En caso de que Aníbal Fernández triunfe en las PASO, esto ahuyentaría el voto independiente en Provincia de Buenos Aires en vistas a octubre. En las últimas semanas, el equipo del ex motonauta trabajó intensamente para capturar a este sector del electorado que podría definir las elecciones nacionales. La figura de Domínguez resulta más atractiva para pescar a los bonaerenses que aún dudan en inclinarse por el kirchnerismo. No ocurre lo mismo con Aníbal, manchado políticamente por la denuncia del fin de semana último.

Pero la salida para el sciolismo tampoco está en abonar una derrota de Aníbal en las primarias. En caso de que el ex intendente de Quilmes quede fuera de la pelea bonaerense en octubre, hay altas probabilidades de que su aparato no responda a Julián Domínguez, lo que impactaría negativamente en el caudal de votos del kirchnerismo a nivel nacional.

La denuncia de Periodismo Para Todos no sólo dinamitó una interna feroz entre los precandidatos bonaerenses del Frente para la Victoria, sino que las esquirlas podrían llegar a lastimar la candidatura del elegido para suceder a Cristina Kirchner en el sillón de Rivadavia. Por el momento, los dardos cruzados siguen surcando la atmósfera K.

*Jefe de Redacción de Nexofin

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Ex funcionario investigado por fraude con los viáticos de Cristina Kirchner trabaja con Máximo

Es alguien que está pegado a la figura de Máximo Kirchner desde que CFK dejó el poder en la Casa Rosada. Antes como funcionario, ahora como asistente personal del hijo de la ex presidente, está acusado de fraude al Estado

Interés y sospechas de lavado: quiénes pagaron las campañas presidenciales

Empresarios, funcionarios y, sobre todo, un ejército de empleados públicos aparecen entre las 10.000 personas que aportaron en los tres comicios nacionales de 2015