Selfies

Decime qué se siente: las selfies hot de la barrendera brasileña

Las redes sociales arden desde que Rita Mattos comenzó a compartir sus fotos sexys luego de largas horas de trabajo. Mirá

16

Rita Mattos, de 24 años y proveniente de Río de Janeiro, Brasil, con el paso de tiempo fue obteniendo cada vez mayor popularidad en las redes sociales a medida que iba compartiendo las selfies que se sacaba. Bella como muchas brasileñas y de curvas pronunciadas, Mattos, ya tiene casi 70.000 seguidores en Instagram y más de 62.000 en Facebook.

Hacé click sobre una de las imágenes para agrandarlas:

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

moria-casan-1024x573 http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/moria-casan-1024x573.jpg
La vida de los famosos

Moria Casán llegó a Mardel y deslumbró con su clásico topless

La diva se presentó en el teatro y no faltó la foto playera sin corpiño
1513012310702 http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/1513012310702.jpg
River Plate

El gran gesto de Marcelo Gallardo para con River

El Muñeco no se conforma con ganar títulos y agiganta su leyenda en el conjunto Millonario gracias a sus actitudes ejemplares
Héctor Timerman http://www.nexofin.com/archivos/2017/07/hctor-timerman.jpg
Acuerdo con Irán

Fiscal se opuso a excarcelación de Timerman: seguiría detenido en su domicilio

El juez Bonadio le otorgó el beneficio debido a que el ex canciller padece un problema de salud
velez1 http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/velez1.jpg
Fuera de juego

Un club de Primera busca gerente general en Linkedin: ¿cumplís lo requisitos?

En el anuncio, el club afirma: "Apuntamos a un perfil con capacidad de análisis y mejora continua, con excelente manejo de las relaciones interpersonales, y trabajo en equipo"
Wu Yonging - acrobacia http://www.nexofin.com/archivos/2017/12/wu-yonging-acrobacia.jpg
Mundo

Muerte en las alturas: un youtuber falló una acrobacia y cayó desde un rascacielos

Wu Yonging se había convertido en una estrella de las redes sociales, donde millones seguían sus peligrosas pruebas