Salud

Diez consejos alimenticios para reducir la presión alta

La presión alta es uno de los males más comunes en la actualidad pero existen maneras naturales de combatirla si cambias tu mala alimentación

sal

La presión alta es un mal que en la mayoría de los casos tiene un origen multifactorial, es decir, responde a la sincronización de diversas causa, generalmente ligadas a malos hábitos en la vida cotidiana: estrés, poca actividad física, una dieta poco saludable, obesidad, tabaquismo, o en algunos casos corresponde a un legado genético. Ecoosfera te presenta diez consejos prácticos, para reducir tu nivel de presión sin necesidad de medicamentos sólo modificando tu dieta.

Al parecer la cocaína ya no es el único polvo blanco que tiene en jaque a la salud colectiva, ya que ahora esta acompañada por la sal, ese mítico elemento de la tradición alquímica que ha acompañado a la humanidad durante milenios, pero cuyo consumo excesivo puede representar grandes males para nuestra salud. Es importante enfatizar en que estas medidas no sólo pueden aplicarse en respuesta a la presión alta sino también como medida preventiva:

1) Reducir el consumo de sal

Idealmente no debería de rebasarse el consumo de 2.3 gramos de sal al día, lo que equivale a una cucharada pequeña. Pero para no sacrificar tanto sabor en busca de la salud, te puedes acostumbrar a sustituir la sal por especies, hierbas aromáticas, ajo, o vinagre.

2) Evita la comida empaquetada

Esas cuasi mágicas cenas pre preparadas y congeladas que en los ochentas y noventas nos parecía un regalo de dios, así como la mayoría de alimentos pre cocinados y empacados industrialmente, deben de evitarse. Estos alimentos contienen altos niveles de sodio y en cambio son bajos en proteínas y otros nutrientes. Se pueden sustituir por sobras de comida preparada en casa que se congelan para que perduren o en el pero de los casos busca comida congelada, pre preparada, pero que sea baja en sal y de origen orgánico.

3) Abandona la comida enlatada

Por más prácticas que te parezcan las sopas enlatadas, estilo las míticas sopas Campbells consagradas por Andy Warhol, trata de dedicarle un poco de tiempo a tu alimentación y prepara sopas y potajes caseros. Incluso puedes cocinar un par de ellas los fines de semana y congelarlas para que te alimenten a lo largo de la semana. La mayoría de estas contienen altos niveles de sodio a pesar de que indiquen lo contrario.

4) Utiliza aceite de oliva y vinagre en tus ensaladas

En lugar de utilizar aderezos compuestos para condimentar tus verduras y ensaladas, sustitúyelos por aceite de oliva y vinagre balsámico.

5) Mantén tu distancia de los embutidos y carnes procesadas

El tocino, el salami, y similares, así como las carnes procesadas son una de las mayores fuentes de sodio. Por ello te aconsejamos que si eres un amante de este tipo de productos los reserves sólo para festejarte el día de tu cumpleaños.

6) Evita los productos conservados en vinagre salado

Las aceitunas, pepinillos, y similares, se conservan en un líquido repleto de sodio. Mala opción. En todo caso consigue los mismos productos naturales y tu mismo envásalos regulando la cantidad de sal que utilizarás.

7) Palomitas de maíz

Dicen que el buen cine debiera ser observado sin ingerir alimentos para no distraer el pensamiento y la reflexión con procesos digestivos. Pero si lo tuyo son los blockbusters y tienes una necesidad casi fetiche por acariciar palomitas mientras disfrutas la última película de Leonardo Di Caprio, opta por la versión natural sin sal.

8) Harinas blancas

Las harinas blancas son un mal negocio para la salud y para la presión arterial. Refina un poco el paladar y accede al paraíso de lo integral: pastas, pan, y derivados, de grano entreno, incluyen mucho menos sodio, favorecen los procesos digestivos, y pueden ser mucho más ricos que la harina blanca.

9) Lácteos

Abandona esa grasosa mantequilla tradicional, olvida los quesos procesados, y la leche entera. Todo ello es fácilmente sustituible por similares naturales, no procesados, bajos en grasas, y con mucho menor cantidad de sal. Además, estos productos alternativos contienen potasio, un mineral que ayudará a disminuir la presión sanguínea.

10) Consume chocolate obscuro

No todo son restricciones en cuestión de salud alimenticia, el chocolate negro u obscuro ha comprobado ayudar a reducir la presión ya que dilata los vasos sanguíneos. Así que siempre que creas que ha sido un sacrificio demasiado grande mantener tus saludables hábitos alimenticios, recompénsate con un buen trozo de este producto.

 

Fuente: Ecoosfera.com

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Subte: paro de todas las líneas por la muerte de un trabajador electrocutado

Sucedió en los Talleres Colonia de la Línea H a las 2 de la mañana. El protagonista estaba arreglando un aire acondicionado. No se sabe cuándo se reestablecerá el servicio

Laspina sobre Ganancias: “No hay ninguna coherencia entre lo que decían antes y hacen ahora”

El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, criticó a la oposición al afirmar que “se quieren llevar por delante a un gobierno con una reforma que no hicieron durante doce años”