Salud

Sex gym y una rutina hot: Ejercicios para fortalecer tus zonas íntimas

Así como te preocupás por tonificar los brazos, glúteos o piernas, tus músculos pélvicos también necesitan ir al gimnasio

mujer-sexy-orgasmo-masturbacion-kegel-getty

Los ejercicios Kegel ayudan a fortalecer los músculos pélvicos. Son muy recomendados para las mujeres con el objetivo de restaurar el tono muscular y fortalecer la vejiga, disminuir la incontinencia y prevenir el prolapso. Por otra parte, se ha demostrado que la fuerza de los músculos pélvicos está directamente relacionada con la intensidad del orgasmo.

Para localizar el músculo a trabajar y hacerlo correctamente, probá orinando y deteniendo la micción. El músculo que usás para hacerlo es el pubococcígeo. Repetilo varias veces hasta que sientas que te sale naturalmente y que entendés cómo controlarlo, ya que luego deberás hacerlo fuera del baño.

Esos son los músculos que deberás trabajar durante el día si pretendés hacer el ejercicio con regularidad. Podés practicarlo en cualquier momento y lugar. Nadie lo notará, ya que es un ejercicio interno, solo tuyo. ¡Lo importante es acordarse!

También te sugerimos que pruebes realizarlo mientras mantenés una relación sexual. Tanto vos como tu pareja disfrutarán de nuevas sensaciones. Ejercicio y placer, un combo perfecto.

 

Una ayudita extra

Las “bolas chinas” o “bolas de geisha” son dos bolas unidas. Poseen otras dos de forma interna que chocan entre sí y, al introducirlas y estar en movimiento, producen la vibración. Al principio fueron utilizadas por las geishas (por eso el nombre) para tener control absoluto sobre su vagina, según indicación de los guerreros que marchaban a sus cruzadas militares y ansiaban alcanzar rápidamente el orgasmo.

Para las olvidadizas, las “chinas” son la mejor y más fácil manera de ejercitar los músculos pélvicos, porque la vagina se ve obligada a trabajar para mantenerlas dentro del cuerpo. Además, la contracción de los músculos hace que aumente la excitación.

Tenés que usarlas estando en movimiento. Colocalas para ir al trabajo, para recorrer el supermercado o mientras hacés una clase de gimnasia. Si sos de las que nunca tienen tiempo, acá no tenés excusas.

Como son uno de los juguetes eróticos más famosos, los podés incluir durante los “juegos previos” del acto sexual. Al introducirlas, la mujer aumenta su libido, por lo que son muy buenas si estás con la guardia baja y querés potenciar tus ganas.

Las hay de látex, de metal, de vidrio… Te recomendamos las de silicona, ya que son hipoalergénicas y cuidan al máximo tu salud. También las encontrarás sin hilo: son muy usadas por mujeres orientales o brasileras, ya que tienen tanto control de su musculatura que las sueltan solas cuando lo desean.

 

Tips para principiantes

– Asegurate de haber ido al baño, ya que así será más sencillo hacer los movimientos.

– Insertá una bola por vez. Una forma sencilla es colocarlas como un tampón, sentada con las piernas abiertas. Una vez adentro, contraé los músculos y mantené las bolas dentro. Al principio sentirás una sensación diferente, pero será muy agradable.

– El entrenamiento tiene que ser progresivo. Primero llevalas puestas durante unos 10 minutos al día, luego podés subir hasta 20 minutos y, después, hasta 30. Con el tiempo podrás usarlas hasta una hora diaria.

– Introducilas usando un lubricante con base acuosa o tu lubricación natural.

– Podés incrementar la eficacia de tu plan de entrenamiento si, a la vez que usáss las bolas, contraés y relajás repetidamente el músculo pubococcígeo. Empezá con pocas repeticiones e incrementá progresivamente el número, o bien, hacé series completas de los ejercicios de Kegel.

– Higienizalas con agua y jabón neutro. No uses ningún otro producto para no dañar el material.

–  Para retirar las “chinas”, simplemente tirá del cordón. No hay posibilidad de que “desaparezcan” dentro de tu cuerpo o queden atrapadas.

 

Ideas de uso (no científicas) sugeridas por mujeres

– En el trabajo, ofrecerse a llevar la documentación a diferentes pisos para subir y bajar escaleras.

– Caminar del trabajo a tu casa, como parte del juego previo. Sobre todo si tu pareja te espera ansioso y vos tuviste un día fatal.

– Manejar por todas las calles empedradas…

– Tomar un colectivo y sentarse en los asientos del fondo, que son los que más rebotan.

– Ir al gimnasio y ponerse a correr en la cinta.

– ¡Bailar la danza del vientre con “las chinas”!

– Sentarse arriba del lavarropas cuando centrifuga.

– Colocarse las chinas y recibir sexo oral…¡Excelente!

La vibración fortalecerá tus músculos, lograrás buena salud y tus ganas irán en aumento. Como el resultado es progresivo, empezá a usarlas cuanto antes.

 

Por Mariela Tesler Hansen, especialista en sexualidad de Isabellina.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Objetivo “foja cero”: Justicia cita a otra audiencia entre el Correo y el Estado

La cita fue pautada por la Cámara Comercial, después de que el Ejecutivo presentara un escrito para dejar sin efecto el acuerdo; la semana pasada, el presidente dijo que pediría que vaya a “foja cero”

franco y mauricio macri http://www.nexofin.com/archivos/2017/02/franco-y-mauricio-macri.jpg

Los Sauces: exempleado de Baéz reconoció firmar cheques y dijo tener “miedo”

View of the reception, clubhouse and restaurant of the boutique hotel Los Sauces (The Willows) in El Calafate, 2.800 km from Buenos Aires.  The hotel has other three long-roofed buildings made of corrugated iron -conforming to the local style- and home rooms, each decorated with a theme dear to Argentina: the tango singer Carlos Gardel, or the cow. El Calafate, a city of around 26,000 inhabitants, is a refuge for visitors to Glacier National Park, where the Perito Moreno is the most famous among them. This imposing glacier is one of the Argentine highlights of the attractions with Ushuaia, the southernmost city in the world, or the Iguazu Falls in the north-east.            AFP PHOTO / IDENTIA pr http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/1820205.jpg

Se trata de Lisandro Donaire que fue uno de los primeros en declarar ante Bonadio. Aseguró que las órdenes las recibía de Martín Báez.