Mundo Saludable

¿Que te detiene? 4 factores que impiden que bajes de peso, y 7 trucos para lograrlo

Si probás de todo pero no lográs bajar de peso, tal vez algo de tu entorno no te esté acompañando en el camino de la dieta. Enterate cuáles son los 4 factores más comunes por los que la gente no baja de peso, y los 7 productos que te van a ayudar a hacerlo

sobrepeso-obesidad

4 factores que te juegan en contra

1. Tu pareja

Las costumbres alimenticias de nuestra pareja terminan influyendo en las nuestras. Las posibilidades de padecer obesidad se incrementan 37% cuando nuestra pareja también la padece.

Pero esa influencia puede volverse positiva: diversos estudios demostraron que las dietas son más efectivas si se siguen en compañía y más si toda la familia se adapta al mismo régimen.

Si tu pareja no est{a dispuesta a ponerse a dieta contigo (ya sea porque no lo necesita o porque no le da la gana) deberás pedirle que, al menos, respete tus esfuerzos.

2. Tus hijos

Un estudio mostró que las madres consumen unas 400 calorías más al día que las mujeres sin hijos: sólo por no tener que andar peleando, los padres adaptan la dieta familiar a los gustos de los niños, quienes, por lo general, no suelen ser de lo más saludables.

Es decir: si todo lo que tus hijos quieren comer es comida rápida y pastas, vos vas a terminar comiendo igual de mal.

Es necesario recordar que el gasto energético de un niño, quien muchas veces pasa el día moviéndose (o, al menos, es lo que debería hacer), no es el mismo que el de un adulto, y por ello no podemos comer lo mismo.

3. Tus amigos

Tus posibilidades de padecer obesidad se incrementan 57% si uno de tus mejores amigos también la padece.

Puede ser sólo una cuestión ambiental (hay entornos en los que es más sencillo padecer sobrepeso), pero está claro que las costumbres de nuestros amigos tienen una gran influencia sobre nosotros.

Al igual que ocurre cuando lo hacemos con nuestra familia, si comemos con un amigo nos apetecerá comer lo que él está comiendo.  Y no hay muchas alternativas: la mejor forma de evitar las malas influencias de la gente que nos rodea es convencerles para que, al igual que nosotros, intenten abrazar hábitos alimenticios saludables; pero si no lo conseguimos, sólo nos queda hacer un esfuerzo para no imitarles.

4. Tus compañeros de trabajo

La mayoría de trabajadores tiene que comer en la oficina y esto hace que una parte significativa de nuestra dieta se encuentre condicionada por los hábitos de nuestros compañeros de trabajo. Mantenerse al margen de tentaciones es relativamente fácil si traemos nuestra comida de casa pero la cosa cambia si comemos fuera.

Según un estudio de la Georgia State University, comer con un grupo de 7 personas o más hace que ingiramos 96% más: siempre que nos juntamos a comer con mucha gente la comida se convierte en una celebración y no escatimamos en gastos.

Además, los menús del día suelen ser mucho más abundantes que la comida que nos traemos de casa. Ante la duda, mejor optar por comer medio menú o, al menos, por elegir las opciones menos calóricas de éste.

7 aliados en la lucha

Ahora, ya concientizado en que algo hay que hacer para perder peso, hay un procedimiento sencillo y básico para comenzar: incluí en tu rutina diaria estos pequeños hábitos.

1. Un paseo bajo el sol

“La deficiencia de vitamina D se está convirtiendo en una epidemia en muchos países y es muy frecuente entre las personas que trabajan largas horas y ven poca luz”, explica Anna Magee, en Healthista.

Todo un problema si quieres adelgazar porque son muchas las investigaciones que han demostrado que niveles adecuados de vitamina D son esenciales para poder controlar el peso.

El objetivo es recargar tu organismo de vitamina D pero no hace falta ni que cambies tu alimentación (aunque algo de pescados grasos ricos en omega-3 está muy bien): con caminar entre 10 minutos y media hora al día procurando que te dé el sol, es suficiente.

2. Desayuna huevos

Desayunar es la comida más importante del día. De hecho, varios estudios han señalado que las personas que renuncian al desayuno tienen entre 4 y 5 veces más posibilidades de ser obesos.

Pero ¿qué debo desayunar para adelgazar?

Ni cereales, ni mueslis. Lo que te ayudará a quemar grasa es echarle un par de huevos a tu primera comida del día, lo asegura el doctor Nigel Turner, especialista en Nutrición del Instituto Garvan, en Australia.

Él explica que “el cuerpo necesita proteínas por la mañana para llenarse de energía y poder ir gastándola durante el día”. 

Además, este desayuno nos mantendrá saciados durante más tiempo por lo que evitarás picar entre horas.

Según un reciente estudio, las mujeres con sobrepeso que estuvieron desayunando 2 huevos al día durante 8 semanas perdieron 65% de peso y redujeron 83% más la grasa de su cintura que aquellas que consumían bagels o panes dulces a primera hora.

3. Una taza de té verde

Son conocidos los beneficios para la salud del té verde o el blanco, pero más allá de que ayude a prevenir algunos tipos de cáncer o enfermedades cardíacas, reduce el riesgo de obesidad y contiene antioxidantes que pueden tener potencial antienvejecimiento.

4 tazas de té verde o blanco a lo largo de la jornada se traducen en la quema de 100 calorías al día gracias a los fitoquímicos presentes en el té llamados catequinas verdes y blancas que tienen un efecto estimulante sobre el metabolismo.

Con este ritmo podemos llegar a perder hasta 1,5 kg. al mes que, para el esfuerzo mínimo que conlleva, no está nada mal.

4. Un ducha fría

Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine demostró que una ducha fría activa la grasa marrón, que es aquella que ayuda al cuerpo a aumentar el metabolismo para que queme la grasa blanca, responsable de el envejecimiento y flacidez de la piel.

Un baño frío puede ayudar a que la grasa parda o marrón reactive el organismo, que buscará recuperar la temperatura habitual. Ideal para el verano, no dejes de hacerlo en invierno y, de paso, te espabilarás a primera hora de la mañana, aunque sólo sea el último chorro de la ducha fresquito.

5. Muévete

Hay algo sencillísimo para mantenerte activo durante el día y no supone un esfuerzo físico brutal: subir y bajar las escaleras andando.

Según una investigación publicada en el British Journal of Sports Medicine, las mujeres que subían y bajaban las escaleras del trabajo al menos 5 veces al día mejoraron su forma física en apenas 8 semanas. Esto, como dar cortos pero repetidos paseos a por agua en la oficina o levantarte de la silla de vez en cuando y hacer estiramientos, es fundamental para mantener activo el metabolismo y, sí, quemar grasas.

6. Un aperitivo picante

Según una reciente investigación realizada en la Escuela de Farmacia de la Universidad de Wyoming, los alimentos que contienen chile picante –también conocido como ají– pueden ayudarnos a quemar grasas sin tener que restringir las calorías de nuestra dieta.

No es el primer estudio que investiga los beneficios de la comida picante en nuestra salud.

Otro realizado en 2013 en la Universidad de Maastricht, Holanda, demostró que el chile, la cayena o los pimientos rojos picantes contienen un elemento no tan conocido por su nombre sino por los sudores que provoca: la capsaicina.

Precisamente el componente activo que da el picante a estos alimentos es el encargado de disminuir los lípidos corporales mediante un mecanismo que motiva la muerte de las células grasas inmaduras, por lo que podría ayudar a adelgazar.

7. Bajar las persianas

No tanto por el ejercicio que hagas con los brazos al subirlas o bajarlas sino porque será la mejor forma de crear el ambiente perfecto para dormir: un buen descanso es la clave para perder peso.

Son varios los estudios que han demostrado que la falta de sueño disminuye los niveles de la hormona leptina en el cuerpo, y ésta es esencial para quemar grasas y regular el apetito.

No solo eso. Dormir poco y mal aumenta la cantidad de cortisol –la hormona del estrés– en el cuerpo, lo que eleva los niveles de azúcar en sangre. Hecho que se ha demostrado es uno de los responsables de que se acumulen grasas alrededor de la barriga.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gran corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados