Política

Las fuerzas de choque K creadas para pelear con la industria y los “tamberos no alineados”

Se trata del Sindicato de Trabajadores Lácteos (Atilra) y la Asociación de Productores Lecheros de la Argentina (APLA), que no integra la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL). El entramado detrás del conflicto en el sector lechero

fuerzas-choque-k-conflicto-lechero

El conflicto en el sector lácteo pone de manifiesto los manejos extorsivos del Gobierno con opositores y la industria. La gestión de Cristina Kirchner utiliza la estrategia de dividir, creando un sector de tamberos K y otro de tamberos “no alineados”. Se trata de un viejo plan implementado en su momento por Néstor Kirchner y Guillermo Moreno.

Para esto se utilizaron mecanismos como la creación de Cámaras de Productores amigos del poder capaces de avalar cualquier medida oficial y de enfrentar al resto de los representantes de los tamberos que se atrevan a oponerse, o el enfrentamiento de productores con la industria que ya de por sí están en tensión. 

Lo novedoso de ahora es la activa participación en el actual conflicto lechero de dos entidades que actúan como fuerza de choque K para pelear con las empresas y los tamberos “no alineados”, según informó el portal La Política Online.

Se trata del Sindicato de Trabajadores Lácteos (Atilra) y la Asociación de Productores Lecheros de la Argentina (APLA), que no integra la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL) y fue creada en marzo de este año por un grupo minúsculo de tamberos.

Ambas entidades se unieron para realizar bloqueos en los accesos de diferentes industrias lácteas, lo que obligó, según denunció APYMEL, a tirar leche que no pudo ser colocada en las usinas elegidas como blanco de las protestas.

Los líderes de Atilra explicaron en un comunicado las razones del paro de 24 horas anunciado ayer: por un lado se oponen a la venta de quesos de Saputo a valores “dumping” y por otro apoyan el reclamo de los tamberos para revertir la baja de precios.

Se trata de un conflicto con las industrias, que se niegan a pagar un 6,5% del salario por cada trabajador para destinarlo a “actividades de carácter solidario, asistencial, previsional, turístico y/o cultural”.

Ese aporte -de 900 pesos por trabajador- resulta inadmisible para la industria en el actual contexto de crisis del sector lechero a pesar de estar contemplado en el Convenio Colectivo de Trabajo.

Además, Atilra está desde hace tiempo en guerra total con los directivos de la firma Saputo. En este sentido, fuentes del sector contaron que la empresa tiene intenciones de reemplazar la representación sindical de sus trabajadores por otro gremio.

En el sector apuntan a la complicidad del subsecretario de Lechería, Arturo Videla, quien mantiene una muy buena relación política tanto con el titular de Atilra, Héctor Ponce, como con las autoridades de la polémica y novata APLA.

De hecho, este jueves, Videla medió en el conflicto entre Atilra y APLA con las industrias lácteas en una reunión que mantuvieron las partes en la que se llegó a un acuerdo para que no se bajen los precios a los tamberos.

El acuerdo -por medio del cual Atilra levantó el paro nacional- lleva la firma de Miguel Paulón (CIL) Ider Peretti (Sociedad Rural de Morteros), Héctor Ponce (Atilra) y Pablo Villano (Apymel), entre otros.

En este contexto, la alianza entre Atilra y APLA generó mucha polémica y fue duramente criticada por otras entidades del sector que ven en estas dos organizaciones cierta complicidad para avalar las políticas del Gobierno nacional.

Así, Confederaciones Rurales (CRA) fue la primera en salir al cruce: “El accionar de Atilra, en conjunto con productores sin representación gremial de ninguna entidad, no hace más que profundizar la crisis que atraviesa el sector”, apuntaron.

En tanto, Gustavo Vionnet, coordinador de lechería de Carsfe dijo que “Atilra está utilizando a este grupo de personas para sus fines; los que tenemos la representatividad de los productores no estamos de acuerdo con lo que están haciendo”.

Por su parte, las autoridades de la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL) también rechazaron los bloqueos a empresas lácteas y el paro nacional de Atilra: “Estas acciones solo van a agravar la difícil situación en la que están los productores”, dijeron.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO