Rugby

Una mancha al rugby argentino: procesan a ex jefes de la UAR por un fraude millonario

Andrés Marcelo Sánchez y Hernán Martín Blanco quedaron a un paso del juicio oral por la defraudación de casi tres millones de pesos luego de falsificar firmas para cobrar cheques

Andrés Marcelo Sánchez, uno de los involucrados en el escándalo financiero en la UAR

Un ex gerente administrativo y financiero y un ex jefe de compras de la Unión Argentina de Rugby (UAR) quedaron al borde del juicio oral y público por una supuesta defraudación de casi tres millones de pesos mediante la utilización de firmas falsificadas para cobrar cheques.

El tribunal cuantificó la defraudación en perjuicio de la UAR en $ 2.797.862 pesos.

La Sala Cuarta de la Cámara del Crimen ratificó los procesamientos contra Andrés Marcelo Sánchez y Hernán Martín Blanco por los presuntos delitos de “defraudación por administración fraudulenta en concurso ideal con uso de documento privado falso” y un embargo para ambos de casi tres millones de pesos. 

LEA MÁS  La original publicidad de los All Blacks, que es furor en las redes

“El Gerente General de la UAR Damián Martín Díaz, precisó que al producirse los hechos denunciados, Andrés Marcelo Sánchez se desempeñaba como Gerente Administrativo y Financiero de la organización y que entre sus dependientes directos se hallaba Hernán Martín Blanco, quien revistaba como Jefe de Compras”, resume el fallo dado a conocer por la agencia DyN.

“A ellos correspondía recabar presupuestos para la contratación de servicios y compras, y una vez autorizadas las operaciones por la gerencia pertinente, confeccionar las órdenes -que eran documentadas en legajos correlativos- y obtener las firmas de dos de los directivos autorizados a extender los cheques”, añadió el directivo en la causa.

Además, de la investigación surgió que el imputado Sánchez “ejercía un rol de dominio casi absoluto sobre la administración, como si fuera propia”. También “se estableció pericialmente que las firmas de los directivos efectuadas sobre la totalidad de los cheques vinculados contablemente a las 153 órdenes de pago cuestionadas eran apócrifas” y una auditoría arrojó que “al consultar a los proveedores que figuraban como destinatarios de los pagos, se estableció que las facturas asentadas en los registros de la empresa no correspondían a servicios prestados a la UAR”.

LEA MÁS  Gesto ejemplar: se les quedó el micro y los 'rescataron' los padres de los rivales

“El cotejo de las órdenes de pago exhibe que en ningún caso fueron extendidos en favor de los representantes de dichas compañías”, añade el fallo firmado por los camaristas Alberto Seijas, Mariano González Palazzo y Carlos Alberto González. “La circunstancia de que Blanco interviniese directamente en el cobro de 41 cheques, mientras que quien sería su esposa -y no desempeñaba rol alguno en la organización- lo hizo con otros tres, exhibe su intervención activa en la maniobra conociendo la ilegitimidad de su conducta, pues dada su función de jefe de compras sabía el destino diverso al que contablemente se les había asignado”, añadieron los jueces.

LEA MÁS  Gesto ejemplar: se les quedó el micro y los 'rescataron' los padres de los rivales

Además, la investigación determinó que otros empleados de la UAR también cobraron cheques sin que hubiera razón para ello, lo que -según los camaristas- indica que “lo habrían hecho bajo las directivas de los imputados, desviando en beneficio de aquéllas tales sumas”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Caos en Venezuela: el mensaje de Francisco a Maduro para evitar la violencia

El Sumo Pontífice habló sobre la crisis a bordo del Airbus 321 de Alitalia y confirmó que la Santa Sede “se está moviendo para facilitar una salida a la situación explosiva”

papa francisco http://www.nexofin.com/archivos/2016/09/papa-francisco.jpg

Corrupción en la Procuración: los mails que complican a Gils Carbó

Alejandra Gils Carbó http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/alejandra-gils-carb-1.jpg

El fiscal Taiano, a cargo de la investigación por el negociado con la compra-venta del edificio de la calle Perón 667, tiene los mensajes en papel