Torneo de Primera División 2015

Fútbol vs AFIP: Los árbitros amenazan con parar el fútbol

Federico Beligoy, Secretario General de la Asociación Argentina de Árbitros, publicó en su cuenta de Twitter un comunicado oficial en solidaridad con los tres jueces que el ente recaudador pidió separar de la actividad

n_1437183331

El fútbol argentino está siendo apuntando por todos lados. Luego de que salieran a la luz turbias escuchas telefónicas del fallecido Julio Humberto Grondona y que a la Asociación del Fútbol Argentino le designaran veedores, ahora es el arbitraje el que está bajo la lupa. Es la Administración Federal de Impuestos Públicos (AFIP) la que está recayendo sobre varios jueces de renombre por considerar que no podrían justificar su situación patrimonial.

LEA MÁS  Horror: un DT de fútbol infantil asesinó a un nene de diez años

A los ya suspendidos Pablo Lunati, Diego Ceballos y Javier Uziga, el ente recaudador podría sumarles los nombres de los árbitros Sergio Pezzotta, Germán Delfino, Carlos Maglio, Saúl Laverni, Nicolás Lamolina y de los asistentes Gustavo Esquivel y Diego Romero. Ante esta situación, uno de los sindicatos de jueces (la Asociación Argentina de Árbitros) mantuvo una extensa reunión para determinar los pasos a seguir. Tras la misma, se emitió un duro comunicado en el que denuncian “avallasamiento a la dignidad y honorabilidad” y en el que amenazan con provocar “un grave perjuicio al fútbol argentino”. El mismo fue firmado por jueces como Federico Beligoy, Patricio Loustau, Diego Ceballos, Germán Delfinoy Mauro Vigliano, entre otros.

LEA MÁS  En una entrevista a Canal 13, Edgardo Bauza arremetió contra Clarín
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero