Elecciones 2015

Aníbal Fernández y Julián Domínguez necesitan $ 46 millones para sus boletas

La suma es mucho mayor a lo que declaró el mismo espacio haber desembolsado en las primarias de 2011 a nivel nacional

DYN21.JPG

Las boletas de los candidatos a elecciones no van directo al cuarto oscuro, sino que se vuelven parte del merchandising electoral y son usadas a modo de panfletos.

Otras quedan a resguardo de los fiscales partidarios por si hay falta de éstas en alguna mesa.

Balbi y Rotativos Patagonia, las dos imprentas contratadas por la interna del Frente para la Victoria (FpV), que enfrenta al Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, con el titular de Diputados, Julián Domínguez, cobrarán al menos $ 46.020.000 millones por la impresión de, al menos, seis veces el padrón bonaerense, que contiene a 11.867.979 electores.

La Corte Suprema falló el martes, en cuanto a una denuncia del ex frente UNEN, que en base a la ley 26.571 el Estado debe costear una boleta por cada elector por cada precandidato. La Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Justicia otorgará 12 centavos por categoría.

Pero, siguiendo esta medida, la boleta bonaerense en las PASO del 8 de agosto representará a siete electores.

La suma es mucho mayor a lo que declaró el mismo espacio haber desembolsado en las primarias de 2011 a nivel nacional. En su informe de financiamiento, el oficialismo declaró haberle pagado a la ex Ciccone Calcográfico, $ 1.952.303, para imprimir casi 31 millones de boletas, según publicó el diario El Cronista.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Masivo acto en Plaza de Mayo para recordar a Nisman a dos años de su muerte

Hoy se cumplen dos años de que apareciera muerto con un disparo en la cabeza después de denunciar a la entonces presidenta, Cristina Kirchner

Marcha Nisman http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/marcha-nisman.jpg

Las internas lo eyectaron: la lista de “enemigos” de Melconian en el Gobierno

melconian http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/melconian-1.jpg

El ahora ex titular del Banco Nación se enteró estando de vacaciones que el presidente no lo iba a tener más en cuenta; su salida se explica por similares causas que la de Prat Gay