Papa Francisco

En su primera misa en español, el Papa exclamó: “¡La familia necesita un milagro!”

Con la presencia de más de 800 mil personas, en su primera ceremonia religiosa de su maratón por latinoamérica, Francisco destacó la centralidad de la familia, la "gran riqueza de la sociedad"

papa en guayaquil

Francisco brindó su primera misa en su visita por latinoamérica, en Guayaquil, y pidió que se ayude a las familias a través de los servicios sociales. “No son una forma de limosna, sino una verdadera deuda social respecto de la institución familiar, que tanto aporta al bien común de todos”, exclamó entre aplausos. 

“¡La familia hoy necesita de este milagro! ¡La familia necesita un milagro!”, reiteró el Papa en su primera misa multitudinaria en español. El padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, aclaró la intención del Sumo Pontífice al pronunciar esta frase: “El Papa espera que el sínodo encuentre la manera de ayudar a las personas para pasar de situaciones de pecado a estados de gracia, no se refiere a nada específico”.

Una vez terminada la ceremonia, Francisco enseguida visitó el santuario de la Divina Misericordia, el segundo en importancia de Ecuador. Tras rezarle a la Virgen, al despedirse de los más de 2500 fieles allí presentes, dijo: “Ahora, les voy a dar la bendición. No les voy a cobrar nada, pero les voy a pedir que recen por mí”.

En una homilía inspirada en el milagro que hizo Jesús en las bodas de Caná, cuando convirtió agua en el mejor de los vinos, Francisco habló de la familia en forma alentadora, llamando a la esperanza.

“La familia es el hospital más cercano, cuando uno está enfermo, lo cuidan ahí, la primera escuela de los niños, el grupo de referencia imprescindible para los jóvenes, el mejor asilo para los ancianos. La familia constituye la gran riqueza social que otras instituciones no pueden sustituir, que debe ser ayudada y potenciada, para no perder nunca el justo sentido de los servicios que la sociedad presta a los ciudadanos”.

Dejando de lado el discurso preparado recordó que cuando una vez a su mamá le preguntaron a cuál de sus cinco hijos quería más, ella dijo: “Como los cinco dedos de la mano, si me pinchan uno, me duelen todos igual, porque para una madre los hijos son todos iguales”.

“El mejor de los vinos está por venir para cada persona que se arriesga al amor. Y en la familia hay que arriesgarse al amor, ¡hay que arriesgarse a amar!. Y está por venir, aunque todas las variables estadísticas digan lo contrario. El mejor vino está por venir en aquellos que hoy ven derrumbarse todo”, animó a todos los presentes.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Otro narco libre: Escandaloso diálogo entre un Oficial de policía y el secretario de un juzgado

En el medio de las internas por el traslado de la policía Federal a la ciudad, trascendió un polémico audio entre un Oficial de la comisaría 8 y el secretario Fornasari del juzgado federal 10