Mundo Saludable

Date un gusto light: diez trucos para reducir calorías en tus postres

A todos nos gusta darnos un gustito cada tanto, especialmente en estos días de frío. Si te gusta la repostería pero te espantan las calorías, te damos unos simples trucos para que reduzcas el contenido graso de tus postres, conservando el sabor

reposteria

 1. Reducí la cantidad de azúcar indicada en la receta

Es posible reducir hasta tres veces las cantidades de azúcar en la mayoría de recetas de repostería sin cambiarles su sabor. Si usás 50 gr. de azúcar en lugar de 150, te estás ahorrando 400 calorías.

Otra opción es sustituir el azúcar blanco por uno de mayor poder edulcorante: jarabe de arce, miel, azúcar morena. De este modo, conseguirás que tus postres contengan menos azúcares. “Utilizar edulcorantes permite reducir el contenido calórico pero también ayuda a controlar la apetencia por los sabores dulces”, destaca Ysabelle Levasseur, dietista y nutricionista. Aunque en este caso, el sabor no será exactamente el mismo y será difícil conseguir la misma textura en el merengue.

2. Usá queso fresco para rebajar las materias grasas

Para restar calorías, sustituí las materias grasas (manteca o aceite) por queso fresco. “Esto permite reducir las materias grasas a la vez que mantiene una cierta untuosidad en la preparación”, explica Ysabelle Levasseur.

También funciona con manzana picada, con compota de manzana sin azúcar o incluso con puré de calabacín o zanahoria.

Parece una buena idea pero no lo es: usar aceite en lugar de manteca por creer que es menos calórico. “10g de manteca o una cucharada sopera de aceite contienen unas 90 calorías cada uno”, informa la dietista. Lo mismo ocurre si cambias el aceite por una pasta de frutos secos: esta sigue siendo rica en grasas vegetales.

3. Sustituir una parte del chocolate de repostería por cacao sin azúcar

100 gramos de cacao sin azúcar equivalen a 315 calorías, mientras que 100 gramos de chocolate negro para repostería equivalen a unas 550 calorías. Utilizar cacao sin azúcar permite utilizar menos chocolate y, por lo tanto, reducir azúcares y materias grasas. ¡Todo conservando un verdadero sabor a chocolate!

Parece una buena idea pero no lo es: utilizar chocolate negro “light”, más rico en materias grasas que el chocolate para repostería clásico.

4. Utilizá un coulis de frutas frescas o compota en lugar de mermelada

La mermelada tiene muchas calorías. La mermelada de frutilla, por ejemplo, contiene 262 calorías por cada 100 gramos. Para reducir azúcares, sustituí la mermelada por un coulis de fresas frescas hecho en casa (unas 90 calorías por 100 g). También puedes utilizar compota en lugar de mermelada cuando la receta se preste.

5. Sustituir toda o una parte de la harina de trigo por fécula de maíz o maicena

“Es un truco de nuestras abuelas que sigue siendo útil para reducir calorías en nuestros postres utilizando menos harina”, destaca la dietista. La fécula de maíz tan solo tiene unas cuantas calorías menos que la harina pero se consigue la misma untuosidad utilizando menos cantidad. 60 g de fécula de maíz en lugar de 100 g de harina son 150 calorías menos.

Para sustituir la harina de trigo por fécula de maíz, sigue las instrucciones indicadas en el envase. Por ejemplo: para hacer un cuatro cuartos, utiliza 80 g de maicena y 120 g de harina en lugar de 180 g de harina.

Parece una buena idea pero no lo es: pensar que utilizar polvo de almendras en lugar de harina hace que un bizcocho sea más “light”. “No reduce para nada las calorías de la receta, ni mucho menos”, apunta la dietista y nutricionista. La harina de trigo contiene un poco más de 300 calorías por cada 100 g, el polvo de almendras, ¡más de 550!

6. Sustituir los huevos por semillas de lino molidas

En algunas recetas podemos eliminar uno o varios huevos. ¡Un huevo son 87 calorías! ¿El truco? Sustituir cada huevo por dos cucharadas pequeñas de lino molido y 30 ml de agua (hay que dejar las semillas de lino unos minutos en remojo).

Prueba también a sustituir un huevo por 50 g de plátano, es decir, 50 calorías en lugar de 87, o un huevo por 60 ml de puré de manzana.

7. Reducir las calorías de la decoración

Parece una tontería, pero se pueden eliminar calorías limitando los azúcares de la decoración: el glaseaso, el azúcar perlado. “Estos azúcares de decoración aumentan todavía más el aporte de azúcar de la receta de base”, destaca Ysabelle Levasseur. “Podemos eliminar las pastas de colores para decorar, hechas a base de azúcar de color o de almendras, o al menos utilizar menos cantidad”, añade. También puedes prescindir de la yema de huevo para dorar.

8. Utilizar hojas de pasta brick en lugar de masa de hojaldre

Cocina tartas dulces más ligeras con las hojas de pasta brick, bajas en calorías. Una hoja de pasta brick contiene unas 50 calorías. Para hacer una tarta, habrá que superponer 3 o 4 en un molde, lo que equivale a 150 y 200 calorías, es decir, 2 veces menos que la masa de hojaldre, que contiene 380 calorías. Este truco también te puede servir para tartas saladas.

9. Mezclar las claras de huevo a punto de nieve para aligerar la mezcla

“Las claras de huevo montadas a punto de nieve permiten airear la mezcla utilizando menos harina o levadura”, explica Ysabelle Levasseur. También puedes reducir calorías en un bizcocho de yogur añadiendo solo una parte de harina, en lugar de tres, y montando las claras a punto de nieve.

Parece una buena idea pero no lo es: sustituir una parte de la leche por agua (en la mezcla para las crêpes, por ejemplo) no supone un gran beneficio calórico y modifica el sabor final

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Imputan a Oyarbide por “falso testimonio”: había dicho no conocer a Angelici

El ex magistrado compartió cenas con el presidente de Boca Juniors, e incluso este último habría asistido como invitado al cumpleaños del retirado juez

El dólar vuelve a dispararse y se ubica en $16,17 para la venta

La divisa minorista continúa en línea ascendente y alcanza un nuevo récord tras avanzar siete centavos. El blue, por su parte, cede un centavo a $ 16,34