Elecciones 2015

Voto electrónico: allanaron la casa de un técnico que denunció falencias en el sistema

Se trata de Joaquín Sorianello, a quien le secuestraron computadoras, kindles y dispositivos para almacenar información. Él había alertado por la posible duplicación de los certificados que se envían de las escuelas al centro de cómputos

boleta electronica

Joaquín Sorianello, un técnico informático que dijo haber detectado falencias en el sistema de voto electrónico que los porteños utilizarán este domingo en la elecciones, denunció que anoche la Policía Metropolitana allanó su domicilio en Caballito y se llevó del lugar equipos electrónicos. 

El operativo comenzó cerca de las 22 y terminó después de la medianoche, a partir de una orden dada por la jueza María Luisa Escrich. El técnico reveló lo que estaba ocurriendo a través de su cuenta de Twitter.

Durante el allanamiento fueron secuestrados equipos electrónicos como computadoras, kindles y dispositivos para almacenar información.

La denuncia de Joaquín sobre la falencia en el sistema de voto electrónico sostiene que fueron publicados en Internet los “certificados de los terminales que envían los datos desde las escuelas al centro de cómputos”.

Así, “cualquier persona malintencionada podría con estos certificados SSL enviar resultados falsos del escrutinio y también podría realizar un ataque de denegación de servicio. Es decir, transmitir tantos resultados que hagan que el sistema no pueda procesar los recuentos genuinos”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas