Copa América 2015

Copa América: cuánto llegan a pedir por una entrada para la final entre Argentina y Chile

Pese a ser ilegal, en varios sitios de internet se pueden conseguir tickets para ver el partido decisivo en el Estadio Nacional de Santiago. Los precios llegan hasta la irrisoria suma de 22 mil dólares

daleee

Este sábado desde las 17 se estará definiendo una nueva edición de la Copa América, que tendrá como protagonistas a Chile y a la Selección Argentina.

Esta final ha causado mucho revuelo entre los hinchas chilenos y argentinos, ya que el conjunto trasandino va por su primera Copa América y el combinado albiceleste no gana una desde hace 22 años.

Por eso mismo, en internet, se están pidiendo hasta 22 mil dólares por un Ticket para la gran final del sábado.

Leer más. Figura uruguaya dejó bien en claro quién quiere que gane la Copa América

En el sitio Ticketbis.cl se ofrecen tickets que van desde los 1.000 hasta los 22.000 dólares según la ubicación dentro del estadio, aunque como suele ser normal en este tipo de cosas, hubo quienes denunciaron que adquirieron sus pases a través de esta página para el partido de semifinal ante Paraguay y no pudieron ingresar a la cancha.

En otros sitios, como el grupo de Facebook “Argentinos en Chile”, se ofrecen entradas entre los 630 y los 900 dólares, aunque también hay varias personas que sólo negocian el precio por mensaje privado.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Sorpresa: Movimiento Evita contó a quién apoyará en las próximas elecciones

El encargado de dar a conocer la postura del espacio político fue Fernando “Chino” Navarro, quien en el último tiempo había hecho públicas sus críticas a Cristina Fernández de Kirchner

movimiento-evita-persico-chino-navarro http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/movimiento-evita-persico-chino-navarro.jpg

Video: el chiste hot de Mauricio Macri en pleno acto

mauricio-macri http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/mauricio-macri.jpg

En medio de un acto público, el presidente contó este martes que el Estado debió bloquear sitios pornográficos en hogares de ancianos porque “estaban batiendo récords” y los abuelos “estaban como locos”