Escándalo en la FIFA

Joseph Blatter dice que no es corrupto

El presidente de la FIFA habló sobre la corrupción que rodea a la institución y negó todo

FBL-FIFA-BLATTER

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, envuelto en investigaciones de corrupción, dijo a una revista alemana que tiene la conciencia limpia y que cree que “irá al cielo algún día”. 

“Yo les diría: ¿Conocen el significado de la palabra que están utilizando? Quien me acuse de corrupto tiene que demostrármelo, en primer lugar. Y eso no lo conseguirá nadie, porque no soy corrupto”, afirma Blatter, en declaraciones a la revista teutona “Bunte”.

LEA MÁS  En una entrevista a Canal 13, Edgardo Bauza arremetió contra Clarín

El presidente de la FIFA, quien en pleno escándalo de corrupción se mostró dispuesto a dimitir, dice a esa publicación que parte de la base de que el próximo año no ocupará ya ese cargo, aunque afirma tener la consciencia limpia.

“Toda persona tiene alguna parcelita escondida. Pero eso, en mi caso, no tiene nada que ver con el fútbol, sino que se limita a mi vida privada”, prosigue Blatter a esa revista, orientada básicamente al público femenino.

LEA MÁS  Horror: un DT de fútbol infantil asesinó a un nene de diez años

“Soy dueño de una cruz de oro que ha sido bendecida por el Papa Francisco. Creo que voy a ir al cielo algún día”, cerró sus declaraciones el actual mandamás de la maxima organización de fútbol a nivel mundial.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Reclamo de justicia en la despedida a Araceli: “No sabemos por qué se ensañaron así”

Lo dijo durante el velatorio el padre de la joven de 22 años asesinada; “Tenemos tristeza en el alma y el corazón”, agregó

Despedida Araceli Fulles http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/despedida-araceli-fulles.jpg

Santa Cruz: Gobierno brindará ayuda pero sujeto a un plan fiscal de saneamiento

alicia_kirchner_sant_cruz http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/alicia_kirchner_sant_cruz.jpg

Alicia Kirchner prometió que presentaría el plan el día de ayer, pero hasta anoche no lo hizo. El envío de dinero quedó atado a la presentación de un programa para sanear las cuentas del Estado