Política

La causa por corrupción contra la ex secretaria de Ambiente Picolotti llega a juicio oral

El fiscal federal Marijan cerró la investigación por defraudación y malversación de fondos públicos por "haber utlizado dinero público para solventar pasajes de avión de su grupo familiar"

romina picolotti

Guillermo Marijuan dio por probado que la ex secretaria de Ambiente Romina Picolotti “utilizó dinero público para solventar gastos personales, pasajes aéreos para su grupo familiar y personas allegadas y para la contratación de vuelos privados o chárters, sin justificación alguna”.

El fiscal federal enumeró y acompañó con distintas pruebas la resolución mediante la cual ayer le pidió a la jueza María Servini de Cubría que eleve a juicio oral la causa de los presuntos delitos de la ex funcionaria.

En el dictamen se incluyen tickets y comprobantes encontrados en 61 cajas secuestradas por la Justicia para probar que Picolotto pagaba con dinero de la caja chica de la Secretaría sus gastos personales. Almuerzos, deliverys, champán Baron B, productos Rabolini, velón de noche, sahumerios, una pava eléctrica, una chalina lisa y un gatito de gasa, un horno, y otros tantos objetos poco relacionados con el cuidado del medio Ambiente, son los gastos que figuraban.

Las compras irregulares se hacían a través del envío de una gran porción del presupuesto a la Fundación ArtenINTA, ente semipúblico que funcionaba como una financiera: administraba fondos presupuestarios a cambio de un porcentaje.

Piccolotti llegó a la función pública en julio de 2006 de la mano del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, cuando trabajaba junto a su esposo Daniel Tailhade en la ONG que habían creado: el Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA), que aún conduce Tailhade. Apenas fue nombrada en la Secretaría, contrató de inmediato a su hermano como Jefe de asesores, y a su cuñada, sus amigas y otros allegados, con altas remuneraciones y diversos beneficios.

Según el fiscal, la ex funcionaria actuó con “total desapego al cumplimiento de las normas que rigen la utilización del dinero público que -como quedará demostrado en la investigación llevada a cabo en la presente- era destinado a fines personales de la por entonces titular de la Secretaría de Ambiente y de los funcionarios cercanos a ella”.

“Los gastos que se le imputan a Romina Picolotti en modo alguno se compadecen con los datos registrados en la agenda pública de la Secretaria de Ambiente”, por lo que, a juicio de Marijuan, “queda demostrado que la encausada incurrió en un uso fraudulento de los fondos públicos asignados a la secretaría que tenía a su cargo”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO