Famosos que hablan

El día en que Valdes destruyó a golpes la camioneta de Sebastián Ortega

La pareja de Marcelo Tinelli estuvo en "Pura Química", donde contó dos anécdotas en las que terminó destruyendo la camioneta del productor

guillermina-valdes

La modelo y actriz Guillermina Valdes estuvo en el piso de “Pura Química”, donde detalló dos divertidas anécdotas que incluyen a la camioneta del productor Sebastián Ortega, con quien estuvo casada durante catorce años .

En una suerte de sincericidio, Valdes contó  cómo fue el día en que destruyó la camioneta de Ortega. “La camioneta estaba en primera, la prendí inconscientemente, avanzó y adelante había un hermoso karting exhibido a varios metros. Yo me lo llevé puesto, lo pisé”, comenzó contando Valdes.

LEA MÁS  Flor Peña reveló el diagnóstico que recibió en pleno embarazo

“Era del papá de mis primeros tres hijos y me dolió mucho decirle que lo había pasado por encima”., agregó la empresario y modelo, quien luego contó otro dramático episodio que vivo con la camioneta de su ex pareja.

“Estaba saliendo del auto y, por costumbre y seguridad, trabé la puerta y cuando estaba cerrando me di cuenta que me hija estaba adentro. Quedó la nena. Hacían 38 grados, mucho calor y no había ni una ventana abierta. Entonces agarré un palo y, de la desesperación, empecé a pegarle a la camioneta en lugares en donde nunca iba abrir la puerta… No era muy productivo lo que estaba haciendo, y la abollé toda. Fue casi destrucción total, y esa camioneta tampoco era mía, pero era la desesperación de una madre”, concluyó la actual pareja de Tinelli

LEA MÁS  El comentario político de Jaime Torres que incomodó a Fabián Gianola en vivo
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero