Ciencia

Científicos revelaron uno de los mayores misterios de la evolución animal

Se encuentra relacionado con la Hallucigenia sparsa, una criatura con forma de gusano que vivió hace 508 millones de años. El descubrimiento de nuevos fósiles permitió develar un fenómeno que obsesionaba a los expertos

Hallucigenia sparsa

Un grupo de científicos de la Universidad de de Cambridge, Inglaterra, reveló uno de los mayores misterios de la evolución animal: el de la Hallucigenia sparsa, una criatura con forma de gusano que vivió hace 508 millones de años, y de cuya familia derivan buena parte de los invertebrados actuales.

Este animal era realmente muy extraño, por lo que confundía desde hace años a los expertos. “Medía entre 10 y 50 milímetros, tenía la forma de un palo de hockey y era delgado como un alfiler”, contó Martin Smith, paleontólogo de la nombrada casa de estudios y líder del trabajo publicado en la revista Nature.

LEA MÁS  La tumba de Jesucristo resucita en Jerusalén

Y agregó: “Catorce espinas sobresalían de su espalda y, de cada dos, asomaban de su cuerpo dos delgadas patas, cada una de las cuales terminaba en una par de garras”.

Cuando se identificaron los primeros restos en los años 70, la reconstrucción de la Hallucigenia fue completamente a la inversa, ya que se pensaba que las espinas eran tentáculos y que la cabeza era la cola.

LEA MÁS  Fotos y video: así es la cueva de los Caballeros Templarios que encontraron en Inglaterra

Sin embargo, el análisis de casi 100 fósiles encontrados en la ladera de una montaña del Parque Nacional de Yoho, permitió conocer que, en realidad, los tentáculos eran de espinas.

Asimismo, los investigadores también aclararon que lo que se pensaba que podía ser la cola, en realidad no formaba parte del cuerpo del animal, sino que era una mancha formada por los fluidos en descomposición generados tras su muerte.

LEA MÁS  ¿Por qué tenemos distintos tipos de sangre?

Las imágenes que obtuvieron mostraban una cabeza pequeña pero alargada, con ojos proporcionalmente normales y, debajo de ellos, una boca con una fina hilera de dientes, que actuaba como una válvula que evitaba que la comida se cayera cuando el animal absorbía más alimento. “Esta dentadura supone una morfología muy compleja para una especie tan antigua”, indicó el científico.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO