Cultura

Unamuno y la primera novela “poskirchnerista”: “El peronismo no existe más, salvo como literatura”

El escritor habló con Nexofin de sus inicios en la literatura, de su última novela "Que todo se detenga" y de la actualidad política argentina, analizada desde su punto de vista militante

unamuno

Hijo de un padre con edad de abuelo, Gonzalo Unamuno encontró en la literatura un canal por el cual relacionarse con su padre. A través de los libros, Unamuno se relacionó con la historia, el mundo, la poesía y la novela, dos géneros en los que ha incursionado desde sus inicios como escritor. 

Agresiva, provocativa e irónica “Que todo se detenga”, editada por Galerna, cuenta la historia de Germán Baraja, un personaje que transitó la década del ’90 y resultó golpeado por un época que lo saqueó ideológicamente y nunca le permitió soñar.

¿Cómo surgió tu interés por la literatura?  

Me inicié en la literatura producto de tener una enorme biblioteca. Yo soy hijo de un padre que me tuvo a los 54 años y después se enfermó, por lo que la lectura fue el camino que a mi me permitió cortar esa distancia de edad para relacionarme con él. La manera que yo tenía para acercarme, para conocerlo, para generar una abertura a su mundo, para entender su tiempo, su anecdotario político era a través de los libros.

Comenzaste escribiendo poesía y después pasaste al género novela, ¿Por qué se dio ese cambio?

Yo llego a la literatura leyendo poesía. Tengo dos libros publicados, uno de 2007 que se llama “De otra luz” y otro de 2011 que se llama “Distancia que nadie ocupará”.

Hay toda una serie de factores que me costaba mucho encontrarles un canal en la poesía. Yo en la poesía soy mas bien intimista, narro otra serie de circunstancias y en la novela tengo otra persona que es mucho mas discursiva, violenta y agresiva.Yo quería construir un personaje que tuviese una épica de la derrota, del abandono, del nihilismo y me era casi imposible hacerlo en poesía, y no me interesaba.

La poesía la resguardo en un lugar muy puro, lejos del fango y con la narrativa me gusta esto justamente, adentrarme en el barro y crear personajes de estas características.

¿De donde surge el personaje de Germán Baraja?

Germán ya existe, existe en mi literatura. En un libro mío de cuentos que se llama el “Vermut de la gente bien” hay un cuento que es el más largo del libro que se llama Germán Baraja. En ese libro el personaje va despotricando contra el mundo y ese más tarde se convirtió en un personaje preponderante al cual le podía fácilmente implementar toda mi capacidad de desprecio y al cual podía imrpmirle una voz, un alto parlante en el cual enunciar una época, entonces creo que se dio así.

Cuando Germán dice “pienso, pienso mucho”, ¿en qué piensa Germán?

En todo, sin pensar eso no sale, si él no tuviese la capacidad de pensar o de razonar no sufriría como sufre, el verbo más agresivo es pensar, el que piensa está jodido. Cuanto vos más pensás más frágil te volvés y Germán es un tipo que todo lo piensa, todo lo desmenuza, es un tipo leído, instruido.

¿Por qué haces tanto hincapíe en el consumo de droga, en este caso cocaína?

Eso pensé en sacarlo en algún momento, porque tuve el miedo de correr el riesgo de que le baje el precio al personaje y que todo el mundo diga “ah, al final era un drogadicto” y si le sacas la droga decís: “Ah, este está hecho mierda en serio”. Corrés el riesgo, creo igual que la droga no es un tema preponderante, creo que está logrado y que no te lo aísla, no convierte al personaje en un drogón y ya.

Sos una persona muy activa políticamente, militas y trabajas para el Frente Para la Victoria, ¿cómo ves la actualidad de la política argentina de cara a las próximas elecciones?

Me parece que acá hay un error cuando dicen Scioli es la continuidad y Macri es el cambio, yo creo que Scioli no es la continuidad, sino la profundización del kirchnerismo. Yo cambiaría la palabra continuidad por profundización y creo que lo que Macri llama “cambio” es la vieja política, es lo rancio, es un invento que ha cambiado mucho en el formato pero no en la formas.

Me parece que la política argentina está gozando de la mejor salud de los últimos cincuenta y pico de años, desde Perón de los años 50 hasta hoy la política argentina nunca tuvo un vigor tal, estés a favor o en contra. La política volvió a ser el eje central de las discusiones. Vivimos en una sociedad completamente politizada que hace 15 años nadie pensaba que iba a ser así y eso habla de una salud muy importante.

En algún momento aseguraste que “el peronismo no existe, existen los peronistas”, ¿por qué crees que esto es así?

Es una teoría que tengo. Yo lo que digo es que le peronismo ya no define nada, antes las personas estaban ontológicamente involucradas con el peronismo porque había un colectivo de identificación que era el que te vinculaba, tenía una idiosincrasia muy marcada y hoy el peronismo no existe más. Por eso yo digo que el peronismo es el gran fenómeno literario argentino, el peronismo es una literatura, un mito que hemos construido que va recibiendo todos los mensajes de la argentinidad y los apropia y los reconvierte. El peronsimo no existe más, salvo como literatura.

¿Crees qué es la primera novela del poskirchnerismo como dice Gonzalo Garcés?

Acá te voy a responder como político y no como escritor, eso lo dirá el tiempo, vamos a ver. Tengo fe de que no lo sea, porque el poskirchnerismo está lejos de existir.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri