Sociedad

No quieren trabajar en un peaje por miedo a los fantasmas

Según varios testimonios, es a la altura del kilómetro 17 de la autopista Rosario-Santa Fe, sobre el puente que se encuentra frente al cementerio de San Lorenzo, el lugar donde suele verse el fanstasma de una mujer

peaje-fantasmas

Un grupo de empleados de las cabinas de la autopista Rosario-Santa Fe aseguran estar atemorizados porque en el lugar las puertas que se cierran solas, hay ruidos de cadenas arrastrando y aparece la silueta de una mujer.

“Tenemos el pedido de varios empleados que no quieren hacer el turno de la noche porque están cansados o asustados por lo que se escucha, por lo que se ve”, admitió Gabriel Berardo, secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores de Concesiones Viales y Afines (SUTRACOVI) en declaraciones a SL24, tras difundirse la historia del fantasma de la autopista.

LEA MÁS  Método poco didáctico: la profesora le puso una cinta en la boca porque no dejaba de hablar

Según varios testimonios, es a la altura del kilómetro 17 de la autopista Rosario-Santa Fe, sobre el puente que se encuentra frente al cementerio de San Lorenzo, el lugar donde suele verse el fanstasma de una mujer que deambula por la acera.

Y al parecer el problema llegó tan lejos que ni los propios empleados del peaje del acceso a San Lorenzo quieren quedarse allí cuando el sol cae.

LEA MÁS  Periodista estaba haciendo reportaje con caníbales y tuvo que comer cerebro humano

“Venía de Rosario y estaba por bajar en el acceso centro de San Lorenzo cuando vi a una persona agitando los brazos y saltando, como pidiendo ayuda. Estaba parada en la banquina y señalaba hacia la zanja, donde se veía el reflejo de una luz fuerte. Pensé que había despistado o algo así o que había fuego. Lo pasé bajando la velocidad y decidí parar a los pocos metros, para ver mejor y pedir ayuda. Cuando retrocedí hasta el lugar que estaba, la persona ya no estaba más y la luz había desaparecido”, relató uno de los testigos de los fenómenos paranormales.

LEA MÁS  Restaurante vegano prohíbe a una madre alimentar a su bebé con leche de vaca

Los trabajadores, además, hablan de ruidos extraños, como de metales, cadenas arrastradas y hasta gemidos fueron algunos de los identificados por quienes no quieren regresar a su puesto laboral.

“Muchas veces las puertas quedan abiertas, para agilizar el movimiento entre las cabinas o por simple descuido. Esas puertas abiertas siempre aparecen cerradas”, indicó uno de los trabajadores, mientras que otro confirmó que “a la noche se escucha de todo y podemos asegurar que no hay nadie”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO