Sociedad General

Natalya Trukhina, la fisicoculturista de 92 kilos de la que habla el mundo

Esta joven rusa se destaca como levantadora de pesos profesional y sus medidas asustan a cualquier hombres, ya que posee bíceps de 42 centímetros y piernas de 72

natalya

Natalya Trukihna, de 23 años de edad, es una joven levantadora de peso profesional que sorprende al mundo con sus increíbles medidas, ya que posee bícepes de 42 centímetros y un peso total de 92 kilos. 

Cuando Trukihna ingresó a una gimnasio por primera vez tenía 14 años y pesaba 40 kilos. De ahí en adelante y en poco menos de una década, esta joven atleta rusa se transformó en una de las mujeres más musculosas del mundo.

LEA MÁS  Experto en inteligencia artificial creó una mujer-robot para casarse con ella

Natalya mide 1.68 metros y pesa 92 kilogramos, con brazos de 45 centímetros de circunferencia y enormes piernas de 72 centímetros.

“En la vida real nadie se atreve a burlarse o a insultarme, pero en Internet es otra cosa”, aseguró Natalya en aun entrevista con un portal de noticias ruso.

Para llegar a tener esta montaña de músculos, Turkhina se sometió a un duro entrenamiento y a una estricta dieta, además de consumir unas enormes dosis de anábolicos. La levantadora de pesos profesional admitió de 150 a 200 miligramos de Primobolan o propionato antes de las competiciones, y 20 mg de oxandrolona en los días de entrenamiento.

LEA MÁS  Video: rompió un colectivo con un matafuego y peleó con el chofer en calle Corrientes

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Crisis en Santa Cruz: fuerte cruce entre Macri y Alicia Kirchner

El Gobierno exige que la gobernadora encare reformas en su deficitaria caja jubilatoria y achique los gastos de su planta estatal

poli http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/poli-10.jpg

Gils Carbó acusada de otra operación inmobiliaria sospechosa

Gils http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/gils-1.jpg

Es por un edificio en Corrientes al 1600. Por un semestre de 2015, la Procuración pagó $ 6,5 millones. Sin ocuparlo, luego lo dejó