Mundo Insólito

Hazañas borrachas: piloto “estacionó” su avión frente a un bar

En 1956, sin la tecnología disponible a los pilotos de hoy en día, Thomas Fitzpatrick robó un avión y logró estacionarlo en la puerta de un bar en Manhattan por una apuesta con sus amigos

avion

Empezó como una apuesta entre amigos, pero se convirtió en toda una hazaña mundial. El piloto Thomas Fitzpatrick robó un avión en un aeropuerto de Nueva Jersey, Estados Unidos, y lo aterrizó al norte de Manhattan, en una avenida frente al bar en el que había estado bebiendo.

Fitzpatrick fue un piloto de los marines y murió, a los 79 años, en 2009.

Pero aquel increíble aterrizaje sucedió no una, sino dos veces.

El primer vuelo sucedió en la madrugada del 30 de septiembre de 1956, cuando este piloto- que apenas rondabal los 26 años, cogió una avioneta de la escuela de aeronáutica de Teterboro en Nueva Jersey. Lo hizo sin luces ni radio, aterrizando en St Nicholas Avenue cerca de la 19. La edición de The New York Times de aquel tiempo lo caracterizó como un “bello aterrizaje”, e incluso agregó que muchos lo consideraron como “una hazaña de la aeronáutica”.

El piloto admitió en aquella ocasión, que su hazaña fue el resultado de una apuesta.

Dos años después, Fitzpatrick repitió su hazaña. Ambos aterrizajes se produjeron en espacios muy estrechos, por la noche y después de beber en las tabernas de Washington Heights. En ambas ocasiones, Fitzpatrick terminó acusado de conducta impropia, informó en aquel tiempo The New York Times.

Una segunda vuelta

El segundo vuelo ocurrió el 4 de Octubre de 1958, alrededor de la una de la madrugada. Otra vez cogió un aparato en Teterbro y, en esta ocasión, aterrizó en la 187 frente a la Universidad Yeshiva “descendiendo como un merodeador de los cielos”, en palabras de Rubén Levy, el magistrado ante el que Fitzpatrick compareció.

¿Por qué lo hizo esta vez? El talentoso piloto le aseguró a la policía que, como el dueño de un bar se rehusó creer que lo había hecho, se dispuso a demostrarle.

Los medios estadounidenses de la época afirmaron que el piloto saltó del avión con un traje gris y huyó, aunque posteriormente se puso a disposición de las autoridades.En aquella ocasión, Fitzpatrick fue profesado por varios cargos de hurto que finalmente fueron retiradas tras la negativa del dueño del aparato utilizado a firmar una denuncia. También fue acusado de violar las leyes de la ciudad, que prohibía el aterrizaje de un avión en la calle.

Finalmente, se le impuso una multa de 100 dólares.

Después del segundo aterrizaje, el juez Johan A. Mullen sentenció a Fitzpatrick a pasar seis meses en prisión por haber sustraído un objeto robado dentro de la ciudad. En concreto, Mullen echó en cara al piloto, que “si hubiera sido adecuadamente apercibido es posible que esto no hubiera ocurrido una segunda vez”.

Fitzpatrick afirmó ante la policía que el había logrado la licencia de piloto, pero que se la habían suspedido después de lo que había sucedido por primera vez, y que no la había renovada porque “no deseaba volar otra vez”.

Fuente: ABC.es

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Dura crítica de Elisa Carrió a Massa por Ganancias: “Los argentinos creen en mentirosos fascistas”

Desde Miami, la diputada y aliada del Gobierno advirtió que “en Estados Unidos cayó muy mal entre los empresarios la maniobra” de la oposición para anular el proyecto del oficialismo

Ganancias: las principales definiciones de Emilio Monzó tras la derrota legislativa

“Nunca pensamos que el Frente Renovador pudiera llegar a un acuerdo con el kirchnerismo. Fue una sorpresa que ganara el proyecto de Kicillof”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados.