Salud

¿En verdad son seguros e higiénicos los alimentos enlatados?

La hojalata, material de acero de bajo espesor, posee en ambas caras una fina capa de estaño que lo hace óptimo a la hora de soportar cambios de temperatura, el paso de la luz, el ingreso de oxígeno y las bacterias externas

latas

El envase de acero arrastra el mito de ser poco higiénico y peligroso, ya que se los asocia al uso de químicos en los productos enlatados.

Por eso, a través de la campaña “Si viene en lata, es bueno”, la Cámara de Fabricantes de Envases Metálicos y Afines (CAMEFYA), con la participación de varios especialistas, intentó demostrar que los alimentos enlatados son seguros, prácticos y sustentables, además de responder a los requerimientos de la vida moderna.

LEA MÁS  Los beneficios de perfumarse con aceites escenciales

La campaña demostró que el proceso térmico mediante el cual son esterilizados estos envases garantiza el mantenimiento de las propiedades nutricionales, la calidad y su buen sabor.

Además, son envasados, en la mayoría de los casos, ni bien se cosechan. Al estar concentrados en latas de acero y debido a las altas temperaturas en las que son esterilizadas, los alimentos se mantienen intactos por varios años.

LEA MÁS  Fiscal reveló el "modus operandi" para beneficiar a Lázaro Báez con obras públicas

La hojalata, material de acero de bajo espesor, posee en ambas caras una fina capa de estaño que lo hace óptimo a la hora de soportar cambios de temperatura, el paso de la luz, el ingreso de oxígeno y las bacterias externas, y así aísla totalmente el alimento del ambiente exterior.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Crisis en Santa Cruz: fuerte cruce entre Macri y Alicia Kirchner

El Gobierno exige que la gobernadora encare reformas en su deficitaria caja jubilatoria y achique los gastos de su planta estatal

poli http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/poli-10.jpg

Gils Carbó acusada de otra operación inmobiliaria sospechosa

Gils http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/gils-1.jpg

Es por un edificio en Corrientes al 1600. Por un semestre de 2015, la Procuración pagó $ 6,5 millones. Sin ocuparlo, luego lo dejó