Policiales

Detuvieron en Rosario a un guerrillero paraguayo con pedido de captura

Silverio Acosta Zacarías vivía en una villa rosarina y trabajaba de albañil; lo buscaban desde marzo de 2013 por ataques del Ejército del Pueblo Paraguayo

silverio_acosta_zacarias

Silverio Acosta Zacarías, un presunto terrorista guaraní de 32 años, cayó tras un operativo de la Policía Federal y de Interpol en villa La Lata, a una cuadra de la vivienda donde vivía con una mujer de nacionalidad paraguaya.

Prófugo de las autoridades de su país, que lo acusan de secuestro y del incendio de una estancia en la ciudad de Concepción, hecho atribuido al grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), fue detenido ayer al mediodía en una villa rosarina. La justicia argentina será la encargada de decidir si procede o no su extradición.

Aquí, este integrante de una de las facciones del EPP conocida como Agrupación Campesina Armada (ACA), vivía con un nombre falso y trabajaba de albañil.

El supuesto guerrillero quedó ahora a disposición del Juzgado Federal Nº 4 de Rosario, que definirá si Acosta Zacarías será extraditado a Paraguay.

Zacarías cruzó a la Argentina después del ataque por el que se lo acusa, ocurrido en marzo de 2013. Migraciones no registró su ingreso, por lo que se sospecha que lo hizo por un paso informal, ilegalmente.

Acosta Zacarías está acusado de encabezar, en marzo de 2013, una toma de rehenes y asalto en nombre del Ejército del Pueblo Paraguayo en la localidad de Horqueta, en el departamento de Concepción, en el nordeste de Paraguay. Un grupo comando conformado por ocho milicianos identificados con la sigla EPP entró en la estancia, redujo a 16 personas y luego quemó el casco y uno de los galpones, donde había cuatro tractores y un camión.

Según señalaron medios de Paraguay, la gran exposición que ya tenía Acosta Zacarías hizo que dejara los montes del norte paraguayo para escapar hacia la Argentina y refugiarse en Rosario, donde finalmente fue localizado y atrapado por efectivos de la Policía Federal.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO