Policiales

Por primera vez, detectan a un integrante de una mara en la Argentina

Se llama Armando Ortega Vera, tiene 37 años y nació en México. Se encuentra detenido en Ezeiza por tenencia de drogas. Lleva tatuajes de la Mara 18, una de las más peligrosas del mundo

Mara

Por primera vez, un integrante de una mara centroamericana fue detectado y detenido en Argentina. Se trata de Armando Ortega Vera, quien nació en México hace 37 años. 

Tal como reconstruyó Clarín, a los 21 años se fue a vivir como inmigrante ilegal a los Estados Unidos, hasta que lo deportaron. Al retornar a su país, traficó drogas para el poderoso Cartel de Sinaloa, por lo que estuvo dos veces preso por narcotráfico.

Fue detenido este años en Almagro, tras lo cual fue llevado a la cárcel de Ezeiza. Ortega Vera fue integrante de la “Mara 18”, una de las pandillas más violentas y peligrosas del mundo.

Esta organización tiene una guerrilla propia y células que operan desde Centroamérica hasta Canadá, incluyendo Estados Unidos. Sus ingresos provienen de actividades ilegales, tales como extorsión, sobornos, robos y narcotráfico.

Armando Ortega Vera se convirtió, así, en el primer marero detectado y detenido en nuestro país. Sin embargo, para las autoridades aún es un misterio bajo qué circunstancias llegó a la Argentina en 2013. En menos de dos años, cayó tres veces preso: dos por robo y la última por circular en un coche robado llevando drogas.

Sin embargo, y más allá de este caso puntual, hay otra alarma: es que las autoridades ahora quieren saber si el mexicano es el único pandillero que emigró a la Argentina o sólo el primero.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición