Policiales

Submundo narco: cómo operan las bandas en la villa 1-11-14

Los sectores de distribución son conocidos por nombres como "Córner de Lalo", "Puesto San Juan" y "Puesto Varela" y "Puestos San Jorge". Todos desaparecen cuando llega la Policía al barrio por cualquier motivo

1-11-14

La villa del Bajo Flores es una zona caliente del narcotráfico en medio de la Capital, con grupos de vigilancia y seguridad para proteger a los vendedores de droga y sus depósitos de almacenamiento, de los bandos contrarios y la Policía.

De los dos más grandes grupos que comercializan droga en el barrio, uno es comandado por peruanos y el otro, por paraguayos, según fuentes de la Policía Federal y de los tribunales de Comodoro Py. Se dividen sectores y es ya un hecho que el millonario negocio siembre a diario la violencia y la muerte.

De acuerdo a lo consignado por el diario La Nación, los consumidores del barrio adquieren diversos tipos de droga de sus vendedores habituales a plena luz del día, en los pasillos del asentamiento.

Los sectores de distribución son conocidos con nombres como “Córner de Lalo”, “Puesto San Juan” y “Puesto Varela” y “Puestos San Jorge”. Todos desaparecen cuando llega la Policía por cualquier motivo.

Sólo del grupo liderado por ciudadanos peruanos el juez federal Sergio Torres identificó desde 2010 a más de 100 sospechosos vinculados al narcotráfico. De ese caso ya hay 63 personas condenadas.

Pero el negocio de la venta de droga  en la 1-11-14 parece no tener fin. Por ejemplo, una de las poderosas bandas llegó a facturar 350.000 pesos por semana, según se estima. Tampoco parecen detenerse la violencia que suscita esta problema.

El 12 de abril pasado, sicarios volvieron a actuar en las calles del asentimiento. Una lluvia de balas terminó con la vida de los hermanos Leticia, Hugo y Agustín Lezcano González, de 19, 30 y 24 años, respectivamente, y de Gómez Ruiz Díaz, de 21.

La única que vivía en la 1-11-14 era Leticia, que tenía una beba de siete meses. Los demás se habían mudado a General Rodríguez, en el oeste del conurbano.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017