Salud

Tu cuerpo te cuenta: ¿cuál es el significado de tus antojos?

Estés o no a régimen, si tu cuerpo te está pidiendo algo que se sale de tu alimentación normal, prestale atención. Te contamos qué podés hacer para evitarlos

antojo

Estés o no haciendo dieta, todos tenemos un momento de debilidad en que los antojos, esa fuerza maligna que sólo quiere que perdamos el control, nos tientan a comer cosas que no son sanas.

Pero cuidado: los antojos son algo más que una prueba a superar cuando estamos tratando de comer saludable y cuidarnos: son la forma que tiene nuestro cuerpo de enviarnos mensajes sobre lo que le hace falta para poder funcionar correctamente.

Las causas más comunes para los antojos son la deshidratación, la falta de nutrientes, el paso de las estaciones, un recuerdo de la infancia, una conexión emocional o un desequilibrio en nuestro estilo de vida en general. Además, los antojos se presentan cuando existen problemas en tu relación o en el trabajo, cuando no haces ejercicio o te sentís solo.

La próxima vez que tengas un antojo, tomate un segundo para entender qué te está queriendo decir tu cuerpo. Para eso, te damos los siguientes tips:

1. Preguntate qué estás sintiendo cuando tu cuerpo siente la necesidad de comer ciertas cosas. Poné especial atención a la conexión entre lo qué sucede en tu vida, tu estado de ánimo y tus antojos.

2. Cuando tengas un antojo, tomá un vaso de agua: te sorprendería saber que muchas veces el problema de fondo de tus antojos es la deshidratación.

3. Asegúrate de dormir bien. Ni mucho, ni poco, pues el sueño ayuda a regular los niveles de hormonas Grelina y Leptina, que son las que te hacen sentir hambriento y/o satisfecho.

4. Si tu cuerpo te pide chocolate: El antojo puede indicar una carencia de magnesio. Si comes chocolate, que sea negro y con bajo contenido en azúcar, pero hay mejores sustitutos, como las almendras, el pescado o las espinacas.

5. ¿Antojado de algo dulce? Puede ser que estés sufriendo subidas y bajadas de glucosa en sangre. Los dulces te proporcionarán un subidón de energía, para volver a caer en picado al cabo de unas horas. Es mejor que comas con más frecuencia y carbohidratos que se absorban más lentamente.

6. Si te morís por algo salado: puede que estés pasando por un pico de estrés. El estrés tiene trabajando constántemente a las glandulas suprarrenales produciendo hormonas, y llega un momento en que no funcionan a pleno rendimiento. Como estas glándulas también regulan el equilibrio de las sales, puede hacer que perdamos sodio. En un experimento, unos minutos de relajación y respiración profunda bastaban para reducir el antojo. Para no perder sodio, conviene tomar además potasio. Que tu sal de mesa sea natural, no refinada.

7. Si estás antojado de queso o cosas fritas, puede que te falten ácidos grasos esenciales. Lamentablemente, en muchos casos no los encontrarás ahí, ya que nuestras dietas son deficitarias en Omega 3. También puedes tener deficiencias de vitaminas A, D, E y K, que son liposolubles, es decir, que se encuentran en las grasas, aunque los aceites refinados las hayan perdido. Toma frutos secos para conseguir grasas saludables y vitaminas liposolubles, o si no hay más remedio, suplementos.

8. ¿Te apetece una copa de alcohol? También hay una respuesta para esto. El antojo de beber alcohol o drogas (como la marihuana), además de que son sustancias adictivas, está relacionado con la necesidad de más proteínas, calcio y potasio. La carne y el marisco te proporcionarán estos nutrientes, además de las legumbres y cereales integrales.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Acto por Nisman: más críticas al kirchnerismo y se valoró la reapertura de la causa

El homenaje, al que asistieron más de mil personas, duró algo menos de una hora y tuvo nutrida presencia del Gobierno

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/nisman-3.jpg

Se conocen detalles del plan de Javier González Fraga en el Banco Nación

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/fraga.jpg

El protagonista recibió este lunes un llamado de uno de los vice jefes de Gabinete, Mario Quintana