Escándalo en la FIFA

Nike, también involucrada en el escándalo de la FIFA por pago de sobornos

The Wall Street Journal reveló cómo y cuándo la firma deportiva norteamericana decidió meterse en el negocio del fútbol, auspiciando a la selección de Brasil y pagando a un intermediario 40 millones de dólares

nike fifa

Nike apostó, hace más de 20 años, por el fútbol, y parece que finalmente está dejando de ser una apuesta segura. Luego de que explotara el escándalo de la FIFA, la compañía compañía del “Just do it” quedó en el medio de la investigación de la Justicia norteamericana, según consignó el diario The Wall Street Journal.

Cuando la mega compañía deportiva Nike vio, hace 20 años, que podía tener una relación con la asociación que regula el deporte más popular del mundo, no lo dudó, y se involucró de lleno: los ejecutivo tentaron a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) con un contrato multimillonario del que las autoridades de ese país no pudieron escapar. La firma del documento entre ambas partes es investigada por el equipo de fiscales conducido por Loretta Lynch.

Según informó Infobae, el acuerdo económico era sumamente generoso para con la selección más poderosa del planeta. La compañía norteamericana se comprometía a vestir a los jugadores y cuerpo técnico durante 10 años por una suma desconocida por el momento para un equipo nacional: 200 millones de dólares. El contrato dejó afuera a Adidas, la otra gran marca competidora a nivel global, que no pudo mejorar la oferta.

nike fifa 2

Nike entró al fútbol con un tanque de guerra. A partir de 1994, una vez finalizado el Mundial de los Estados Unidos, se aseguraba que los campeones abandonaran Umbro y vistieran ellos también su marca también por diez años. Romario, Dunga y Bebeto -las figuras más populares de ese equipo campeón- llevarían la famosa “pipa” en su pecho.

El documento que garantizaba a Nike el ingreso al fútbol fue firmado por Philip Knight, cofundador de la empresa, su presidente Tom Clarke y dos altos ejecutivos.

Aunque en el contrato se especificaba que la compañía le pagaría de forma directa a la CBF (Confederación Brasileña de Fútbol ), sin que nadie intermediara en la millonaria operación, la justicia norteamericana investiga ahora el pago de 30 millones de dólares que la empresa habría hecho a un intermediario para que sobornara a dirigentes del fútbol brasileño.

La acusación de los fiscales no nombra explícitamente a Nike, y quizás por eso la empresa decidió “cooperar” con la Justicia. Pero el silencio respecto al escándalo que la involucra es absoluto. The Wall Street Journal rastreó en su archivo para dar con la declaración de uno de quienes participaron de ese acuerdo con el CBF. “Fuimos un poco sorprendidos en términos de política de fútbol y forma de hacer negocios en ese mundo. En cierto modo, es el más político de todos los deportes”, señaló Knight en una entrevista realizada en 1997.

El intermediario para lograr ese acuerdo fue nada menos que Traffic Brasil, una compañía de José Hawilla, acusado formalmente por el FBI, que enfrenta cargos por lavado de dinero, extorsión y fraude. Extrañamente, en el contrato firmado entre Nike y la CBF aparece la firma de Hawilla.

En la investigación de la Justicia de los Estados Unidos figura que Nike le pagó a una firma afiliada a Traffic la suma extra de 40 millones de dólares a través de una cuenta en Suiza. Ese dinero fue abonado en concepto de “compensación”. Por su parte, Traffic facturó a la empresa deportiva durante tres años más por valor de 30 millones de dólares. Este último monto habría sido el utilizado para el pago de sobornos y comisiones.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición