Luto en el Fútbol

Otro jugador de fútbol murió tras descompensarse en un partido

Se trata de Maximiliano Gil, un joven de 21 años que formaba parte del plantel de Huracán de Carlos Tejedor, que jugaba ante Social de Tres Algarrobos en la Liga del Oeste. Lograron reanimarlo pero murió días más tarde

Maximiliano Gil-Huracán Carlos Tejedor

El fútbol aún no termina de elaborar el duelo de Emanuel Ortega, el jugador de San Martín de Burzaco que murió tras golpearse la cabeza contra un paredón durante un partido de la Primera C. Ese muro estaba a tan solo un metro de la línea de cal que delimitaba la cancha. Luego de ello, el deporte se vio sorprendido por otra muerte, la de Cristian Gómez, un futbolista de Atlético Paraná que sufrió muerte súbita en un duelo válido por el Nacional B. 

Pero los acontecimientos tristes no terminan. Hoy se conoció la noticia del fallecimiento de Maximiliano Gil, un joven de 21 años que jugaba en el Sub 21 de Huracán de Carlos Tejedor. El jugador había sufrido un paro cardíaco el domingo pasado durante el duelo que su equipo disputó ante Social de Tres Algarrobos, por la Liga del Oeste.

El futbolista, que se sintió mal y pidió el cambio, sufrió el episodio cardíaco una vez fuera de la cancha. Dos médicos que estaban en la cancha lo asistieron y le realizaron reanimación cardiopulmonar hasta que llegó la ambulancia.

Inconsciente, Gil fue trasladado hasta el hospital de Carlos Tejedor y luego al de Junín, donde estuvo en coma farmacológico hasta la tarde de hoy, cuando falleció.

Por su fallecimiento, la Liga del Oeste decretó tres días de duelo en los que no habrá actividades deportivas de la categoría.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Criminalización de la política monetaria

Argentina ha cruzado un nuevo y peligroso límite. La “mesa” del Banco Central se ha convertido en un campo de batalla de la política. Por Javier Bolzico

Ganancias: María Eugenia Vidal muy dura con lo aprobado por Massa y el kirchnerismo

La gobernadora bonaerense criticó con dureza el proyecto de rebaja del impuesto impulsado por el kirchnerismo y que apoyó toda la oposición, en especial Massa, en Diputados