Policiales

Condenado por robar bombachas de una vecina

El imputado, un albañil de nacionalidad boliviana, fue condenado mediante el mecanismo de "juicio abreviado" a un mes de prisión

bombacha

Un jubilado de 65 años que robó corpiños y bombachas de un cordel de una vecina fue condenado a un mes de prisión en suspenso por un tribunal de La Plata.

La jueza en lo correccional Claudia Greco sentenció al imputado por el hecho ocurrido el 25 de mayo de 2013 en la localidad bonaerense de Ranchos.

LEA MÁS  CFK planteó que el Ministerio Público Fiscal no puede intervenir en la denuncia de Nisman

Por razones que no fueron esclarecidas, el hombre, bautizado por los lugareños como “El sátiro de Ranchos”, ingresó a la vivienda de la mujer y tomó de la soga “una bombacha blanca con lunares negros, otra del mismo color con dibujos de animales”, una tercera “de tono crema”, un corpiño “y un mini short rojo”.

LEA MÁS  Un pingüino y un cartel político: la bizarra marcha de La Cámpora en Comodoro Py

El imputado, un albañil de nacionalidad boliviana, fue condenado mediante el mecanismo de “juicio abreviado”, que consiste en que el acusado acepta la responsabilidad en el hecho que se le reprocha a cambio de una pena menor a la que pudiera corresponderle en un juicio ordinario. La condena fue aplicada por el delito de “hurto en grado de tentativa”, informaron a la agencia DyN fuentes judiciales.

LEA MÁS  Fútbol para Todos: confirmaron procesamiento de Aníbal F. y Jorge Capitanich

Fuente: Agencia DyN.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Mauricio Macri está en Holanda y el lunes comienza su agenda oficial

Es el primer Presidente argentino en visitar ese país; Macri llegó junto a Juliana Awada cerca del mediodía local; se reunirá con los reyes, el primer ministro y empresarios

mauricio-macri-en-holanda-2394092w620 http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/mauricio-macri-en-holanda-2394092w620-1.jpg

Extraño robo a la jueza Arroyo Salgado en un shopping

DYN10.JPG http://www.nexofin.com/archivos/2015/03/dyn09-14.jpg

El vehículo estaba estacionado dentro de un complejo de Munro; se llevaron dos computadoras