Redes Sociales

Redes sociales: la increíble historia de amor que incluyó a una persona inexistente

Un joven estuvo en pareja durante tres años con una joven a la que no conocía. Finalmente, se trató de un caso extremo de suplantación de identidad

leah-palm

Las nuevas tecnologías han generado relaciones muy extrañas, las cuales, muchas veces, involucran a seres inexistentes. Tal vez una de las más increíbles de estas historias es una que se comenzó en los Estados Unidos durante el verano de 2012.  

Un joven, al que podemos llamar Justin, entró en contacto con Leah Palmer a través de las redes sociales. Rápidamente comenzaron a seducirse mutuamente, y en diciembre de ese mismo año, el hombre decidió poner fin a su relación con Sonja Polimac, una abogada de 25 años con la que llevaba saliendo algunos meses.

Justin y Leah, sin embargo, nunca se habían visto en persona. “Cuando quedábamos para vernos, siempre había una excusa. Solía tocarme la fibra sensible, alegando que su hermano había muerto y otras tragedias familiares. Así que, a menudo, le concedía el beneficio de la duda”, explica Justin, en diálogo con Buzzfeed.

Y así continuaron. Durante la mayor parte de 2013, se mandaban mensajes por Twitter a diario, hablaban por teléfono a menudo y utilizaban Skype. La cámara de Leah, sin embargo, siempre estaba rota. Sin embargo, el comportamiento errático de Leah llevó a que, a principios de 2014, la relación termine.

Un años más tarde, Justin conoció toda la verdad. En enero de 2015, recibió un mensaje en Instagram de una mujer llamada Ruth Palmer. “No sé con quién has estado hablando, pero creo que tienes que darme un anillo”, decía. Iba acompañado de una foto de Leah. O, en realidad, de una foto de Ruth.

Ruth Palmer tiene 25 años y vive con su marido en Dubai. Es guapa, tiene un grupo de amigos unido y trabaja como gerente de cuentas en una multinacional. Tiene una vida, en definitiva, envidiable. Y había alguien que la quería para ella.

Entre principios de 2012 y enero de 2015, “Leah Palmer” robó más de 900 fotografías del Instagram privado de Ruth y las posteó como si fueran suyas.

Al darse cuenta que alguien le estaba robando partes de su vida, Ruth pidió a Instagram que eliminasen la cuenta de Leah, aportando su pasaporte como prueba. Instagram eliminó la cuenta, pero pronto apareció otra, también utilizando sus fotografías.

Ruth, entonces, empezó a preocuparse. Intentó averiguar quién estaba detrás de todo aquello sin demasiado éxito. Acudió a la policía pero le dijeron que no la podían ayudar porque utilizar las fotografías de alguien en la red no es ilegal.

La mayoría de personas involucradas en la historia creen que se trata de una chica joven, probablemente alguien que ha idealizado a Ruth y quiere ser como ella. Y todo apunta a que tiene que ser alguien cercano a su círculo de amistades, ya que sus redes sociales siempre han sido privadas desde que tenía 18 años. Aún así, a día de hoy, todavía nadie sabe quién se escondía detrás de Leah Palmer.

Aunque la suplantación de identidad en Internet es habitual, aunque este caso es extremo. Esta persona vivió durante tres años una doble vida utilizando imágenes robadas. Consiguió miles de seguidores en las redes sociales, hizo amigos reales y tuvo una relación romántica.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al operario supuestamente responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado