Curiosidades

Un estudio revela cuál es la mejor forma de ir al baño

La investigadora alemana Giulia Enders investigó cuál es la forma correcta de responder al llamado de la naturaleza. Su libro "Charmed Bowels" (Intestinos con encanto) ya es un best seller

Inodoro

Parece curioso, pero hay algo que la mayor parte de la humanidad está haciendo mal: ir al baño. Así lo afirmó  una joven microbióloga alemana que estudió el tema y concluyó que la posición correcta a la hora de “ir de cuerpo” es ponerse en cuclillas. 

Esta bonita rubia de 24 años se encuentra cursando su doctorado en el Instituto de Biología Médica de Frankfurt, Alemania. En su libro “Charmed Bowels” (Intestinos con encanto) habla sin ningún pudor de temas escatológicos y parece tener mucho éxito: ya es un best seller en su país natal, donde se mantuvo primero en ventas durante varias semanas.

En su libro, Enders apunta que hay varios estudios que comprobaron que el mecanismo de cierre del intestino no está diseñado para “abrir la escotilla por completo” cuando estamos sentados o parados, ya que queda como si fuera una manguera retorcida.

“Hay unas 1.200 millones de personas en el mundo que se sientsan en cuclillas en el baño y no tienen casi ninguna incidencia de diverticulosis (pequeñas bolsas que se abultan en el colon o en el intestino grueso) y menos problemas de hemorroides. Nosotros, en el oeste, por el contrario exprimimos nuestro tejido intestinal”, afirmó la microbióloga en diálogo con el diario británico The Guardian.

Así, la investigadora propuso su solución para hacer las cosas bien. Se trata de poner un pequeño banquito delante del inodoro, apoyar los pies sobre él e inclinar el cuerpo hacia adelante. En el libro, una simpática ilustración realizada por su hermana, Jill Enders, grafica el mecanismo. Y en Australia una empresa vende banquitos especialmente diseñados para la tarea a 120 dólares australianos (unos 850 pesos).

La investigadora confiesa que aprender sobre los esfínteres le cambió la vida y que ya no le da vergüenza ir a baños públicos. Cuando la necesidad lo demanda, acude a su llamado. “Puedo ir al baño en cualquier lugar. ¡Adoro a ese músculo!”, afirma. Y se condice con sus estudios: según explica, ignorar demasiadas veces el llamado interno (sea por timidez, incomodidad, o lo que sea) es una de las razones del estreñimiento.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Escándalo: advierten que la Legislatura “blanqueó la coima” en la industria farmacéutica

El Sindicato de los Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina afirmó que el proyecto habilita los sobornos a médicos por parte de los laboratorios, reunidos en la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA)