Repercusiones de las PASO

Pese al mal resultado, el kirchnerismo porteño fue la fuerza que más gastos declaró en las PASO

Las cifras se desprenden de los informes preliminares de financiamiento electoral, que ahora serán evaluados por la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires

recalde santoro (2)

El Frente para la Victoria (FPV) fue el partido que más dinero gastó en las elecciones internas del 26 de abril, ya que declaró gastos por $ 14,5 millones, por lo que cada uno de los 350.000 votos que obtuvo le costó 42 pesos, casi el triple de lo que pagó Pro.

Las cifras se desprenden de los informes preliminares de financiamiento electoral a los que accedió el diario La Nación. Se trata de una proyección del gasto efectuado que los propios partidos le entregan a las autoridades porteñas dos semanas antes de los comicios y que abarca a todas las líneas internas de cada espacio.

No obstante, responsables económicos y dirigentes de esas fuerzas le indicaron al medio citado que las campañas más onerosas costaron, por lo menos, seis veces más de lo declarado, es decir, hasta $ 80 millones.

Estos informes preliminares deberán ser evaluados por la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires, que revisará los números para confeccionar un dictamen. Por ahora, todos los partidos se ajustan al máximo exigido por ley.

El principal gasto del FPV fue la impresión de boletas, un gasto que pagó el gobierno porteño. Fueron casi $ 8 millones para que los siete precandidatos del kirchnerismo porteño estuvieran en el cuarto oscuro, pero también para hacer campaña.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

El día que Néstor Kirchner decidió no pagar Ganancias por decreto

Tal como reveló el titular del GEN bonaerense, Gerardo Milman, el ex presidente tomó esa decisión en 1997, cuando era gobernador de la provincia de Santa Cruz